Martes 6 de marzo 2018 | Devoción Matutina para Adultos | Un asunto de fe

«Les aseguro que si tienen fe tan pequeña como un grano de mostaza,podrán decirle a esta montaña: “Trasládate de aquí para allá”, y se trasladará.Para ustedes nada será imposible». Mateo 17: 20, NVI

Muchas veces, lo «imposible» no es más que una barrera mental que nos impide seguir avanzando. Durante décadas se creyó que era imposible correr una milla en cuatro minutos o menos, hasta que en 1954 el británico Roger Bannister rompió la marca y corrió la milla en exactamente cuatro minutos. Después, muchos decían que los cuatro minutos eran el límite humano de velocidad para una milla; pero apenas 46 días después, el australiano John Landy corrió esa distancia en 3:58 minutos, en Turku, Finlandia. ¿Qué sucedió? Desde que Bannister demostró que era posible, otros se atrevieron a intentarlo.
Ahora bien, lo que Jesús dice en Mateo 17:20, va más allá de toda posibilidad humana: es el poder divino que está a nuestra disposición mediante la fe. Es el poder divino que se perfecciona en nuestra debilidad. No es un poder para enriquecer nuestro egoísmo.
La narración en la que este versículo aparece, ofrece el contexto adecuado para entender su naturaleza. Es un poder que puede quebrar las cadenas del mal, romper las obras del diablo y hacer retroceder el poder de las tinieblas. En la vida de los grandes hombres de Dios, tanto en el Antiguo Testamento como en la historia cristiana, vemos que el poder divino se manifestó para cumplir los planes de Dios, para hacer avanzar su obra y para arrojar luz sobre este planeta rebelde. Aunque muchas veces Dios obra maravillas en nuestra vida personal, el contexto de Mateo 17:20 sugiere que la fe logra lo imposible cuando lo que nos proponemos es sanar, salvar y restaurar a los demás.
No hay nada que pueda impedir el cumplimiento de los sueños de Dios para nuestra vida. De ahí que es indispensable sincronizar nuestros sueños con los del Señor. Él quiere lograr grandes cosas a través de nosotros, pero su poder no es una patente de corso para que nos hagamos ricos a expensas de los demás. En realidad, la vida de Jesús revela que el poder divino se manifestó en el ministerio de Cristo a favor de los desvalidos, los oprimidos por Satanás, los despreciados y los olvidados.

Busquemos hoy hacer la voluntad de Dios, y la palabra «imposible» desaparecerá de nuestro vocabulario.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018
FUENTES DE VIDA
David Javier Pérez
Lecturas devocionales para Adultos 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comment

  • Magna de sical. 6 meses ago

    Estoy confiando en mi Dios que el me va a contestar una peticion complicada ayudenme a orar. Gracias. Buen dia.