Martes 5 de julio 2016 | Devoción Matutina para Mujeres 2016 | “La mente enamorada de Dios”


La mente cristiana es la combinación del ardor espiritual y la luz intelectual. Os Guinness

DENTRO DE NUESTRA CULTURA protestante existe una cierta tensión entre mente y corazón, entre intelecto y emociones. Muchos consideran que la religión ha de ser, principal y fundamentalmente, emocional; hemos de sentirla o, de lo contrario, no vivimos la religión. Muchos, por otra parte, ven la vivencia espiritual como cien por ciento racional, intelectual, pues consideran que las emociones son engañosas. Yo me pregunto: siendo que Dios nos ha dado ambos, ¿debe haber realmente un dilema entre cabeza y corazón (entendiendo por corazón no el órgano físico, que ese no siente, sino el aspecto emocional de nuestra personalidad)?

Con Adán y Eva, las cosas eran diferentes, todo lo que sentían y pensaban estaba en armonía con el Espíritu. Pero hoy no es así. Nuestras tendencias hacia un sentimentalismo no bíblico, así como hacia un racionalismo sin amor, pueden alejamos de la verdad. Y, para el cristiano, lo que cuenta es la verdad. ¿Hemos de favorecer la experiencia del fervor en perjuicio del aprendizaje y la agudeza mental? Yo creo que no hemos de elegir una característica a expensas de la otra; el Espíritu de verdad (Juan 16:13) es el mismo que el Espíritu de amor (Rom. 15:30).

No miremos con recelo el mundo del pensamiento, de la racionalidad, del estudio; la piedad es esencial, pero no es suficiente por sí sola, hace falta la razón aplicada al conocimiento sólido de las Escrituras. Si algo ha de definimos es un dominio profundo de la verdad y un pensamiento fundamentalmente cristiano. Hemos de ser sencillas, pero no simplistas. De no ser así, nos convertiremos en un pueblo superficial en cuanto a la doctrina.

“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus iuerzas” (Mar. 12:30), es decir: pon en sus manos todas tus emociones para que se ajusten a la verdad; entrégale lo más esencial de tu vida, que es tu alma; pon tu racionalidad en sus manos desarrollándola al máximo, y no escatimes esfuerzos para llegar a ser la cristiana victoriosa que Dios quiere que seas.

“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas” (Mar. 12:30).

*Frase de Dorothy L. Sayers.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2016

Ante todo, cristiana

Por: MÓNICA DÍAZ

Lecturas Devocionales para Damas 2016

http://devocionmatutina.com

Facebook:

https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

========================

Visita también:

http://videosadventistas.com/

http://espacioadventista.org/

========================

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*