Martes 3 de julio 2018 | Devoción Matutina Adolescentes

¡Ya ponte a alabar!

Devoción matutina para adolescentes 2018 Un año en la Palabra Dwain Neilson Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

Devoción matutina para adolescentes 2018
Un año en la Palabra
Dwain Neilson
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

Salmos 146-150

¡Alabado sea el Señor! (Salmos 146:1; 147:1; 148:1; 149:1; 150:1).

Cuando una misma frase se usa cinco veces seguidas, al inicio de cinco salmos consecutivos, de seguro es una frase muy importante. El salmista casi nos grita para decirnos que dejemos cualquier cosa que estemos haciendo, ¡y “alabemos a Dios”!

No hay otro salmo que capture el espíritu de la alabanza como el Salmo 150. Léelo con cuidado y te darás cuenta de que se concentra totalmente en Dios. Debemos alabarlo. A lo mejor no crees que sea importante, ¿pero has notado que las personas solamente alaban a Dios cuando él ha hecho algo por ellas?

Todavía recuerdo cuando mi amigo Tim me llamó para hablarme de las dificultades que tenía para vender su casa y mudarse a otro estado. De hecho, él ya se había mudado, pero su esposa seguía en la casa, a la espera de un comprador. Tim extrañaba a su esposa, y ella cada día se frustraba más.

Escuché a Tim y luego oramos juntos. En la oración sentí la inspiración de pedir a Dios que lo ayudara a vender esa casa en menos de una semana. No suelo poner a Dios una fecha ni mucho menos límites, pues él obra en su propio tiempo. Sin embargo, aquella vez así actué. No me lo vas a creer, pero al día siguiente Tim me llamó y me dijo: “¡Dwain, vendimos la casa!” El mismísimo día siguiente.

Yo estaba tan emocionado que grité: “¡GLOOORIAA AAA DIIIOOOOOS!” varias veces. Quería que Dios supiera cuánto apreciaba y agradecía lo que acababa de hacer. Mi alabanza fue tan sonora y fuerte, que todos en la oficina de mi trabajo la escucharon. ¡En fin!

Alabé a Dios porque Logró lo imposible. Hizo en menos de un día lo que yo esperaba que hiciera en una semana. ¡Ese es Dios! La pregunta es: ¿Alabamos a Dios con todo el corazón aun cuando no contesta nuestras oraciones a tiempo? ¿Estamos dispuestos a alabarlo con todo nuestro ser simplemente porque es Dios? Son las preguntas clave que plantea el Salmo 150.

Si amas a Dios solo porque es Dios, entonces sigue las indicaciones del Salmo 150, ¡y sigue alabándolo!

NO DEJES DE LEER

¡Mientras lees los salmos de hoy, escoge, de cada uno de ellos, una razón para alabar a Dios y luego ora para agradecer todas las bendiciones divinas!

Devoción matutina para adolescentes 2018

Un año en la Palabra

Dwain Neilson

Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*