Martes 26 de diciembre 2017 | Devoción Matutina Menores

Mis lentes – parte 1

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2017 ¡SALTA! Patricia Navarro Lecturas Devocionales para niños 2017

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2017
¡SALTA!
Patricia Navarro
Lecturas Devocionales para niños 2017

“La sabiduría protege lo mismo que el dinero, pero la sabiduría tiene la ventaja de darle vida al sabio” (Ecl. 7:12).

De las cosas que tienes, ¿cuáles son las más valiosas para ti? A ver, déjame intentar adivinar… Tu bicicleta, tu computadora, tu tableta y tu celular… ¿Quieres saber qué era lo más valioso para mí, cuando tenía tu edad? A lo mejor te vas a reír, pero bueno, es la verdad: lo más valioso para mí eran mis lentes de contacto, porque era bastante miope. Quizá se pudo haber arreglado mi miopía si desde pequeñita hubiera usado lentes, pero como me daba vergüenza llevarlos y que se rieran de mí, empeoró mi miopía. Mi papá, que también usaba anteojos, estaba preocupado porque yo no me ponía los lentes, entonces decidió llevarme al oculista, para que me hicieran unos de contacto. De esa manera podría ver bien sin que nadie me llamara “cuatro ojos”.

Yo era una niña, y no estaba madura para saber cuidar de unos lentes de contacto, que son bastante delicados. Así que, a la primera oportunidad, tuve un problemita. Iba en el autobús escolar regresando a casa, cuando de pronto la compañerita que iba sentada a mi lado abrió la ventanilla. Inmediatamente empecé a ver borroso con un ojo. ¡Oh, no! ¿Qué ha pasado con mi lente?, pensé. Saqué de mi bolso un espejito y empecé a revisarme, ¡no estaba mi lente por ningún lado! El corazón me latía rápidamente. Busqué en mi uniforme, en el asiento, en el piso, en todos lados… ¡No apareció! Frustrada, me eché a llorar.

Cuando llegué a casa, no le dije nada a mi mamá, porque estaba convencida de que me regañaría, y yo tenía miedo. Me imaginaba que me diría: “¿Cómo pudiste perderlo, si no tenía ni un mes?”. Así que, guardé silencio. Pasé meses horribles sin mi lente de contacto. Hasta que un día que salí con mi papá, le confesé que lo había perdido. ¡No me regañó! Todo lo contrario, me compró unos nuevos.

¿Te parece sabio ocultar las cosas a mamá? Sí fuera hoy, se lo hubiera dicho inmediatamente, y no hubiera pasado tanto tiempo viendo mal. Por eso, mi consejo para ti es que siempre les digas a tus papas todo lo que te pasa. No tengas miedo al regaño. Ellos te quieren y te ayudarán.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2017

¡SALTA!

Patricia Navarro

Lecturas Devocionales para niños 2017

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*