Martes 23 de Octubre 2018 | Devoción Matutina para Jóvenes | De presbiteriano a adventista —Primera parte—

«Dios mismo los sacó de la oscuridad del pecado, y los hizo entrar en su luz maravillosa». 1 Pedro 2: 9, TLA

UN DÍA, CUANDO TENÍA veinte años, pasé frente a una Iglesia Adventista. Allí escuché a un pastor que me pareció muy inspirador. Su nombre era Evelio Castrillón. De inmediato pensé: «Tan bueno que predica, pero qué triste que sea adventista». Como líder juvenil presbiteriano me propuse «conquistarlo» para mi iglesia.
Cuando finalizó el culto lo felicité por su mensaje y le dije que Dios me había dado un mensaje para él. El pastor de inmediato me pidió que se lo dijera. Lo invité a una reunión presbiteriana juvenil al día siguiente para «darle el mensaje» allá. Cuando el pastor llegó, todos estábamos listos para atacar su doctrina. Nos habíamos propuesto hacerlo «puré» con la Biblia y luego invitarlo a cambiarse a pastor presbiteriano.
El pastor notó el ambiente bélico que reinaba y, después de saludar, lo primero que dijo fue: «Hermanos, no he venido aquí para discutir sino porque el joven —refiriéndose a mi— me dijo que tenía un mensaje de Dios para mí Podemos estudiar la Biblia y si Dios me dice que la Iglesia Presbiteriana es la iglesia verdadera, me convertiré en pastor presbiteriano». Cuando oí eso, la piel se me erizó, porque parecía ver el cumplimiento de mis palabras antes de empezar.
Empezamos discutiendo el tema de la ley. Le dije que estaba bajo maldición por guardar la ley (Gálatas 3: 10) y él me contestó: «Es bueno que leas el pasaje completo. Los que NO obedecen la ley son los que están bajo maldición. Nosotros guardamos el sábado, incluido en la ley de Dios. Pero todos los que guardan el domingo se colocan bajo la maldición que Pablo menciona».
Cuando vi que me «apretó» pasé al sábado y le dije que ya estaba abolido, en cumplimiento de la profecía de Oseas 2:11, según Colosenses 2: 11-16. Acto seguido me preguntó: «¿Sabes cuántas leyes rituales habían?». A decir verdad no lo sabía, entonces continuó explicando las diferentes leyes y cuáles tuvieron su cumplimiento con la primera venida de Cristo y cuales siguen vigentes. Esa noche me sentí humillado ante mi grupo, porque la mayoría decía que él tenía la verdad. Eso hizo que aquella misma noche, faltando poco para la medianoche, buscara a mi pastor para que me despejara algunas dudas.
Mañana continuaré con mi historia. No tenía ni la menor idea de lo que Dios tenía planeado para mí.

Juan Caicedo Solís, Colombia

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2018
365 VIVENCIAS DE JÓVENES COMO TÚ
Lecturas devocionales para Jóvenes 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*