Martes 23 de Octubre 2018 | Devoción Matutina para Adultos | La hora del juicio

«Porque vamos a destruir este lugar. Son tantas las quejas que hay contra la gente de esta ciudad, que Dios nos ha enviado a destruirla». Génesis 19: 13, TLA

En Sodoma la vida era puro descontrol. El ocio y la abundancia la habían llenado de maldad. Era una ciudad muy bella por su llanura, su tierra de riego y su excelente ubicación en el valle del Jordán; la conocían como «el huerto de Jehová» (Génesis 13:10). Sin embargo, dice Elena G. de White que «la abundancia general dio origen al lujo y el orgullo» (Patriarcas y profetas, cap. 14, p. 135).
Los habitantes de Sodoma se llenaron de soberbia y se entregaron a la vil abominación, al vicio y al crimen: «Reinaban en Sodoma el alboroto y el júbilo, los festines y las borracheras. Las más viles y más brutales pasiones imperaban desenfrenadas. Los habitantes desafiaban públicamente a Dios y a su ley, y encontraban deleite en los actos de violencia» (ibíd.y p. 136). No obstante, Dios trasmitió el mensaje a Sodoma por medio de la vida justa y recta de Abraham. Cuando el patriarca rescató a Lot y las riquezas de Sodoma robadas por los enemigos, supieron que lo que les había dado la victoria había sido la mano del Señor, y es que aquella ciudad también debía recibir el mensaje de salvación.
Sin embargo, la situación era intolerable y el juicio llegó a las ciudades del valle. Los ángeles tardaron en destruirla por salvar a Lot y a su familia; esperaban que por su propia voluntad salieran de la ciudad, pero no fue así y Dios tuvo que intervenir. El juicio inminente del Señor tendrá lugar cuando él lo determine y será justo y cierto.
«He aquí el día de Jehová viene: día terrible, de indignación y ardor de ira, para convertir la tierra en soledad y raer de ella a sus pecadores» (Isaías 13: 9). Pronto se producirán los juicios de Dios, y pecado y pecadores serán consumidos. «Salid de ella pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados ni recibáis parte de sus plagas» (Apocalipsis 18:4, RV60).
Hagamos de Dios nuestro escudo frente al pecado. «Velad, pues, orando en todo tiempo que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del hombre» (Lucas 21: 36).

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018
FUENTES DE VIDA
David Javier Pérez
Lecturas devocionales para Adultos 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*