Martes 20 de septiembre 2016 | Devoción Matutina para Menores 2016 | El poder secreto de la fe 


No temas, cree solamente. Marcos 5:36.

Era un viaje de regreso de unos 9,6 km por bote a Capernaum. Una gran multitud se reunió en la playa para dar una alegre bienvenida a Jesús. Si la gente de Gadara no lo quería, ¡ellos ciertamente sí lo querían!

Fue por este tiempo que Jairo, principal de la sinagoga, se abrió paso a través de la multitud, para encontrar a Jesús.

“Mi pequeña hija está muriendo. Por favor”, rogó, “ven, pon tus manos sobre ella para que sea sanada”. La casa de Jairo no estaba muy lejos, pero la muchedumbre apretujada que se movía en torno a Jesús hacía que el avance fuera muy lento. Jairo, ansioso por su pequeña hija, se estaba impacientando mientras el Salvador avanzaba de a centímetros. De pronto, Jesús se detuvo y se dio vuelta.

“¿Quién me tocó?”, preguntó.

Pedro, que siempre estaba listo para dar su opinión, dijo: “Maestro, la multitud te está empujando y apretando por todos lados y tú preguntas: ‘¿Quién me tocó?’ ”

Pero Jesús conocía la diferencia entre los empujones rudos de las masas y el toque de la fe. Fue entonces que una pobre mujer que había estado enferma durante doce años, temblorosamente, dio un paso al frente. Todos los médicos y sus remedios solo le habían hecho peor. Ella había intentado alcanzar a Cristo, pero la masa de gente se lo impedía. Finalmente, en desesperación, lo había alcanzado mientras pasaba por adelante, y apenas había tocado el borde de su manto. Fue suficiente. Se sanó inmediatamente. Fue el toque de la fe lo que la sanó.

Para ese entonces, un mensajero se abrió paso a los codazos hasta donde estaba Jairo, y le informó que ya no era necesario que Jesús fuera: la niña acababa de morir. Jesús escuchó el informe. “No temas”, dijo a Jairo, “solo cree”.

Cuando llegaron a la casa del principal, las plañideras contratadas ya estaban allí, llorando y tocando sus flautas. Jesús quiso saber la razón de todo ese escándalo y ese ruido; les dijo que la niña solamente dormía. La gente interrumpió su llanto, para reírse despectivamente de él: sabían muy bien que estaba muerta. Pero, para Jesús la muerte no era nada más que estar dormido.

Mandando a todos fuera de la habitación, excepto a la madre, al padre y a tres de sus discípulos más cercanos, Pedro, Santiago y Juan, caminó tranquilamente al lado de la cama, tomó a la niña por la mano… iy la resucitó!

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2016

¡GENIAL!

Dios tiene un plan para ti

Por: Jan S. Doward

Lecturas devocionales para niños 2016

http://devocionmatutina.com

Facebook:

https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

========================

Visita también:

http://videosadventistas.com/

http://espacioadventista.org/

========================

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*