Martes 18 de octubre 2016 | Devoción Matutina para Menores 2016 | Un hombre rico trepa un árbol


Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa… Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar toqúese había perdido. Lucas 19:9,10.

Abajo, en el cálido valle del Jordán, entre la exuberante vegetación y los frutos subtropicales, se extendía la ciudad de Jericó, algunas veces llamada “la ciudad de las palmeras” (Deuteronomio 34:3).
Aquí estaba la casa de Zaqueo, un oficial de aduana de alto rango de los romanos. Como inspector de impuestos, se había hecho muy rico por su argucia de cobrar de más. En lo profundo de su corazón quería un mejor modo de vida, pero la gente estaba desconfiada, aun cuando intentara hacer lo correcto. Era difícil de soportar la desconfianza de la gente, cuando él realmente quería cambiar su vida.
Entonces, un día, la noticia de que Jesús estaba yendo a la ciudad electrizó a la población de Jericó, y pronto, todos estaban hablando sobre la inminente visita del Predicador y Sanador popular. Zaqueo estaba especialmente entusiasmado: oyó que Mateo, uno de los discípulos de Jesús, había sido publicano. Esto le daba esperanza.
Pero como Jesús descendía por una de las calles angostas de la ciudad, era casi imposible siquiera tener un vistazo de él. La multitud se juntaba y crecía, y como Zaqueo era bajo de estatura, era como intentar mirar un gran desfile y solo oír los sonidos festivos.
Saltó, se paró en puntas de pie, estiró el cuello: hizo todo lo posible, pero todo lo que pudo lograr ver fue espaldas y cientos de cabezas, asi que, decidió correr hacia adelante y treparse a una higuera. ¡Era todo un espectáculo ver a este pequeño hombre rico, con todas sus ropas finas, sentado allí arriba, sobre una gruesa rama!
Sin embargo, casi se cayó de la rama cuando Jesús se detuvo justo debajo del mismo lugar donde estaba sentado, miró hacia arriba y dijo: “Zaqueo, apúrate y desciende, porque voy a quedarme en tu casa hoy”.
Esta fue la única vez que Jesús se invitó a sí mismo a un lugar. Pero Zaqueo estaba tan emocionado de tener a Jesús en su casa que alegremente se lanzó hacia abajo.
Algunas de las personas comenzaron a murmurar porque Jesús estaba yendo a la casa de un pecador, pero Zaqueo los enfrentó y les dijo que iba a dar la mitad de todo lo que tenía a los pobres y que devolvería cuatro veces lo que había tomado deshonestamente de otros.
Era esta la señal más segura de que Jesús se había convertido en parte de su vida.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2016
¡GENIAL!
Dios tiene un plan para ti
Por: Jan S. Doward
Lecturas devocionales para niños 2016
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD
========================
Visita también:
http://videosadventistas.com/
http://espacioadventista.org/
========================

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*