Martes 15 de mayo 2018 | Devoción Matutina para Jóvenes | Busca a Dios con todo tu corazón

«Me buscarán y me encontrarán, porque me buscarán de todo corazón». Jeremías 29: 13

Jeremías 29: 13 es uno de mis versículos preferidos, pues lo experimenté durante mi conversión. Desde mi más tierna infancia, me he aferrado mucho a la espiritualidad. Mis padres, fervientes católicos, no se imaginaban que ese comportamiento presagiaba que un día llegaría a ser pastor.
Siendo adolescente, después de una campaña de evangelización en una pequeña iglesia adventista, acepté a Jesús y me convertí al adventismo. Sin embargo, mis padres se opusieron a ello firmemente y, por miedo a sus amenazas, abandoné todo, me desorienté y no volví a pisar una iglesia.
Un día en la escuela, varios amigos me invitaron a un programa de evangelismo en una iglesia bautista cerca de mí casa. Asistí y las reuniones eran tan interesantes que, en cuestión de un mes, recibí el bautismo en aquella iglesia.
Estaba haciendo el año bíblico y, durante mis lecturas, siempre me surgían dudas cuando me topaba con la palabra «sábado». Una voz me decía que no estaba obedeciendo ese mandamiento. Oraba con mucha más intensidad y le pedía al Señor que me revelara la verdad, y el Señor, mi Dios Todopoderoso, grande y bueno, ¡me respondió! ¡Bendito sea su santo nombre!
Una noche, en sueños, vi a un hombre que me decía: «¿Estás seguro de que tu iglesia ha aceptado toda la verdad?». Le respondí: «Nunca abandonaré mi iglesia». El hombre respondió con tal autoridad que me hizo temblar: «Sí, pero tu iglesia debe caminar en la verdad». ¡Me desperté airado! Después de unos minutos, me volví a dormir y tuve un sueño idéntico a la historia de Jacob cuando huía de Esaú, su hermano, quien quería acabar con su vida. Vertí un líquido sobre una roca y una mano invisible escribió: «Sábado».
Me desperté furioso y, después de unos días, me di cuenta de que el Señor había respondido a mi oración porque había buscado la verdad con fe. Recibí nuevamente el bautismo en la iglesia adventista el 21 de diciembre de 1986 y, tres años después, Dios me llamó al ministerio. Por este motivo, de tanto en tanto me repito el versículo de Jeremías 29: 13, pues estas palabras son certeras y verdaderas.

Richner Auguste Fleury
Haití

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2018
365 VIVENCIAS DE JÓVENES COMO TÚ
Lecturas devocionales para Jóvenes 2018

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.