Martes 14 de agosto 2018 | Devoción Matutina para Adultos | Oración por ser oído

Invoqué tu nombre, oh Jehová, desde la cárcel profunda; oíste mi voz; no escondas tu oído al clamor de mis suspiros. Lamentaciones 3:55, 56.

Te confieso que iba a saltear las oraciones de Lamentaciones, como si este libro fuera un libro maldito. Por naturaleza, no me gusta el dolor, la tristeza ni el lamento. Pero hagamos un esfuerzo y entremos en la historia de Jeremías. Sigámoslo por los polvorientos caminos de Palestina, escuchemos sus advertencias contra los reyes, las amonestaciones contra los falsos profetas; veamos las confabulaciones de sus propios conciudadanos contra él, como en Anatot (Jer. 11:18-23), y sigámoslo hasta la misma cárcel. Jeremías nos enseña lo que Salomón ya había escrito: “Vale más llorar que reír, pues podrá hacerle mal al semblante pero le hace bien al corazón” (Ecl. 7:3, DHH). Hay algo paradójico en la vida: huimos de lo que más nos enseña. No nos gusta el dolor, pero solo de él aprendemos. Nadie aprende del placer y la bonanza, sino del dolor y de la crisis.

Ahora vemos al profeta en la cárcel, en la cisterna de Malquías (Jer. 38:1- 13). Y allí ora. Para quienes están en la cárcel, la oración es la única ventana a la eternidad. Entre rejas, el alma se libera mediante la oración.

El profeta le dice a Dios: “No escondas tu oído al clamor de mis suspiros” (Lam. 3:56). El término suspiro, en hebreo rewajah, significa “sentir alivio”. Esta palabra solo aparece aquí y en Éxodo 8:15, donde se traduce como “reposo”, y se refiere al “alivio” que tuvieron los egipcios después de la plaga de las ranas. “Cuando fue llamado a beber la copa de la tribulación y la tristeza [Jeremías] recordaba las providencias de Dios en su favor, y exclamaba triunfantemente: “[…] Nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad’ (Lam. 3:22,23)” (PR 310).

Dios es el único alivio de tu alma. Él inspira esta oración en lo más profundo del corazón. Si oras, “no escondas tu oído”; es porque Dios ya te ha escuchado.

¿Te levantaste triste hoy de mañana? Di con Jeremías: “Bueno es Jehová a los que en él esperan, al alma que le busca” (vers. 25).

Oración: Tu gracia me renueva cada amanecer.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018

LAS ORACIONES MÁS PODEROSAS DE LA BIBLIA

Ricardo Bentancur

Lecturas devocionales para Adultos 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*