Martes 12 de septiembre 2017 | Devoción Matutina Adolescentes

Quiero creer, pero…

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017 FUSIÓN Melissa y Greg Howell Un punto de encuentro entre tú y Dios Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017
FUSIÓN
Melissa y Greg Howell
Un punto de encuentro entre tú y Dios
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

“El padre del muchacho gritó: ‘Yo creo. ¡Ayúdame a creer más!'” (Marcos 9:24).

Hago todo lo posible por creerle a Greg cuando me promete que no se olvidará de algo, pero me cuesta confiar en él. Los médicos dicen que tiene un agujero en la parte inferior izquierda del cerebro -que es donde se almacena la memoria- y las cosas caen directamente por ese agujero al olvido. Debe de ser difícil tener un agujero en la cabeza y olvidarse de todo lo que tu esposa te dice. Es inútil recordarle que haga algo; sin embargo, por alguna razón, aún lo intento. Cada vez que salimos de casa, se olvida las llaves, el celular y la billetera, así que siempre estoy recordándole que los lleve, pero entonces se enfada conmigo, me dice que él no es tonto, y después estamos bajo la lluvia mirando el auto cerrado porque… ha olvidado las llaves. Todos los jueves por la noche le recuerdo que saque la basura, pero la cantidad de bolsas que hay en el garaje son prueba del éxito que tengo. Cada dos por tres, su celular permanece apagado durante días, hasta que se acuerda que debe cargarlo. Y olvídate de dejarle un mensaje: ¡no se acordará de revisar ninguno! Por este motivo, me enfurezco tanto cuando lo escucho murmurar: “He dicho que lo haré. ¿Por qué no me crees?”

En el libro de Marcos, se habla de un padre que se identificarla conmigo. Había llevado a su hijo ante Jesús para que lo sanara, pues estaba poseído por un demonio que lo tiraba al agua y al fuego. Aquel padre pidió a Jesús que lo sanara, si podía. “¿Cómo que ‘si puedes’? -respondió Jesús- ¡Todo es posible para el que cree!” Entonces, el padre contestó: “Yo creo. ¡Ayúdame a creer más!” A menudo pienso en esta frase y se la repito a Dios.

¿No hay en nosotros una parte que quiere creer, que intenta creer, pero que aún duda? Dudamos porque otros nos han fallado antes; porque tenemos miedo; o quizá porque respetamos la soberanía de Dios, pero tememos que diga que no. Sean cuales sean las razones, necesitamos tener un poco más de fe. Creo que un poco de fe es suficiente cuando Jesús hace el resto, porque después de que aquel padre dijera eso, Jesús sanó a su hijo. Así que la próxima vez que necesites ayuda con tu incredulidad, expresa ante el Señor la frase de aquel padre.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017

FUSIÓN

Melissa y Greg Howell

Un punto de encuentro entre tú y Dios

Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*