Martes 1 de mayo 2018 | Devoción Matutina para Adultos | Oración de seguridad

En paz me acostaré, y asimismo dormiré; porque solo tú,Jehová, me haces vivir confiado. Salmo 4:8.

¿Duermes bien de noche?

Esta seguridad que expresa David en una de sus primeras oraciones la reafirma en uno de sus últimos salmos: “Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican; si Jehová no guardare la ciudad, en vano vela la guardia […]. A su amado dará Dios el sueño” (Sal. 127:1, 2). La cuestión es en quién depositamos nuestra confianza.

Durante su reinado, David tomó la fortaleza de Sion (2 Sam. 5:7) y extendió los dominios de Israel como ningún otro rey (2 Sam. 8). Un séquito de hombres valientes lo cuidaban a sol y a sombra (2 Sam. 23:8-39). Sin embargo, la confianza última de David no estaba en sus valientes ni en sus logros, sino en Dios. El éxito de David se debió a que Jehová Dios de los ejércitos estaba con él (2 Sam. 5:10). “Y Jehová dio la victoria a David por dondequiera que fue” (2 Sam. 8:14).

David estaba convencido de esto; por eso, una de las primeras oraciones que se registran fue: “En paz me acostaré, y asimismo dormiré; porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado” (4:8).

Ahora bien, David no dejó de edificar ni le dijo a la guardia que no velara por su seguridad. Pero él sabía que el cimiento último de su vida, por el que se sentía seguro y confiado, aun en las noches, no era el hombre, sino Jehová, que es el único Dios verdadero (Deut. 6:4), soberano absoluto (Dan. 4:35), todopoderoso (Luc. 1:37), grande en misericordia y verdad (Éxo. 34:6), el Padre celestial (Mat. 6:9), fortaleza eterna (Isa. 26:4).

¿En quién depositas tu confianza?

Es vano poner la confianza en este mundo, ¡porque hasta tu sombra te abandona cuando estás en la oscuridad! Así como un pájaro confía en sus propias alas, y no teme si se rompe la rama del árbol que lo sostiene, tú confías en tu oración sincera y secreta. Tus súplicas diarias son tus alas. Tu confianza no descansa en tus virtudes, sino en el amor y el poder de Dios para satisfacer tus verdaderas necesidades. La fuerza de tu oración no depende de tus méritos, sino de la intención sincera de tu corazón.

Oración: Señor, solo en ti puedo vivir confiado.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018

LAS ORACIONES MÁS PODEROSAS DE LA BIBLIA

Ricardo Bentancur

Lecturas devocionales para Adultos 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*