Lunes 9 de octubre 2017 | Devoción Matutina para Adolescentes | El aroma de los cristianos

“María trajo unos trescientos gramos de perfume de nardo puro, muy caro, y perfumó los píes de Jesús; luego se los secó con sus cabellos. Y toda la casa se llenó del aroma” (Juan 12:3).

El aceite cubría el fogón, las paredes, el piso y el techo de la caravana. Nos miramos la una a la otra con pavor por lo que en unos momentos tendríamos que comer. Mi hermana Heather y yo estábamos acampando en Arlzona con mi mejor amiga, Alicia y, tontas de nosotras, habíamos consentido que ella cocinara. Utilizó al menos cuatro botellas de aceite para freir unas papas. El olor del aceite, poco a poco, empezó a impregnar nuestra ropa, nuestro pelo e incluso nuestra piel. Horas después, mi pelo todavía olía a aceite. A la semana siguiente, cuando lavé la ropa, aquel olor a aceite todavía la impregnaba.
Es curioso lo que tardan en desaparecer algunos olores. Cuando éramos niños, mis primos y yo entrábamos a hurtadillas en el armario de nuestra abuela y nos escondíamos entre su ropa porque nos encantaba cómo olía. Cuando Greg y yo rompimos nuestra relación, me dijo que, cada vez que se cruzaba con una muchacha que llevaba mi perfume, sentía que yo estaba junto a él. ¡Los aromas tienen un poder increíble!
Aquel día, todo se Impregnó de la fragancia de nardo que María derramó sobre los pies de Jesús y que después secó con sus cabellos. No solo era inaceptable que una mujer mostrara su cabello en público, sino que aquel perfume, que era con el que los reyes embadurnaban a las mujeres de su harén, podía costar el salario de un año. Su aroma duraba mucho tiempo. Cualquiera que pasaba junto a una mujer que olía a nardo sabía que había estado con el rey. Jesús, y todas las personas que estaban allí aquel día, llevarían impregnado el perfume durante meses. Cuando estaban junto a la cruz, todavía destilaban aquel aroma a nardo. Semanas después, el perfume los identificaría como personas que habían estado con Jesús. No podían ocultarlo.
Cuando has estado con Jesús, la gente lo nota, porque hay en ti un aroma inconfundible. Todo el mundo se da cuenta de que hay algo diferente en ti. Aunque estás lejos de la perfección, cuando pasas tiempo con Jesús, no puedes ocultarlo. Cuando has estado con el Rey, su aroma puede olerse en ti.
MH

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017
FUSIÓN
Melissa y Greg Howell
Un punto de encuentro entre tú y Dios
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*