Lunes 9 de abril 2018 | Devoción Matutina Damas

A tráves de los ojos de un gato

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2018 BENDECIDA Ardis Dick Stenbakken Lecturas Devocionales para Mujeres 2018

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2018
BENDECIDA
Ardis Dick Stenbakken
Lecturas Devocionales para Mujeres 2018

“Fíjense en los cuervos: no siembran ni cosechan, ni tienen almacén ni granero; sin embargo, Dios los alimenta. ¡Cuánto más valen ustedes que las aves!” (Luc. 12:24).

Luego de que mi esposo, que es pastor, se fue a trabajar, comencé a ordenar las cosas que estaban desparramadas por la sala de estar. Mientras lo hacía, hablaba con el Señor. Nos habíamos mudado a un nuevo lugar y no estaba segura de cómo sería la vida allí. Lo seguro era que teníamos muy poco dinero. Y también me sentía vacía emocionalmente. ¿Con qué tipo de personas tendría que tratar ahora? Todavía era joven y me costaba aprender a hacer frente a la vida como esposa de pastor.

Eunie, nuestra hija de un año, estaba en la cuna frente a la cocina, jugando ruidosamente con su pelota de colores preferida. Abruptamente, mientras yo estaba distraída hablando con el Señor, me di cuenta de que ella estaba increíblemente silenciosa. La miré, y sus ojos estaban fijos en algo de la cocina; su rostro demostraba sorpresa y terror. Inmediatamente fui a investigar.

Lo que encontré fue un gato desconocido sobre la mesa, mirando fijamente a Eunie. Su garra estaba sobre la cabeza del pescado que sería nuestro almuerzo. Estaba horrorizada, porque mi esposo estaría fuera de casa por varios días, y solo nos había dejado una taza de arroz para cocinar y el pescado que estaba sobre la mesa. No teníamos comida para el día siguiente, así que necesitaba aquel pescado.

La mirada de Eunie parecía decir: “¡Haz algo, mami!” Me acerqué lentamente a la mesa y logré asir la cola del pescado para sacarlo de allí. El gato gruñó y bufó de manera hostil, mientras agarraba el otro extremo del pescado y trataba de correr. Pero mi mano también fue veloz. Corté un pequeño trozo de pescado y se lo di al gato, que se fue corriendo muy feliz con su porción. Pasó el día. Ya casi había anochecido y estaba planificando ir a acostarme temprano, cuando escuché un golpe insistente en la puerta. Al abrirla, me sorprendió mucho ver a una mujer sosteniendo una gran canasta llena de frutas, verduras, arroz y pescado. Ella entró, la puso sobre la mesa y se fue. A la mañana siguiente, vino un predicador laico a visitarnos con un gran cesto de bananas y otras verduras. Las provisiones continuaron llegando hasta que mi esposo regresó. Pero nunca volví a ver a aquel gatito.

Desde entonces, cada vez que las dudas me sobrepasan, recuerdo los ojos de aquel gatito. Dios está listo para suplir nuestras necesidades, ya sean materiales o emocionales, ya sea nutrición para el cuerpo o para el alma. Cuando confiamos completamente en Dios, nuestras actitudes y deseos se convierten en los suyos.

LEAH A. SALLOMAN

trabaja en la ciudad de Tacloban, Filipinas, como maestra de una escuela de la iglesia.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2018

BENDECIDA            

Ardis Dick Stenbakken

Lecturas Devocionales para Mujeres 2018

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*