Lunes 7 de mayo 2018 | Lecturas devocionales para Damas | Una entrega especial

“¡Alaben al Señor porque él es bueno, y su gran amor perdura para siempre!” (1 Crón. 16:34).

Soy enfermera y, durante mi semana laboral, atiendo pacientes de toda edad, diagnóstico, creencia y etnia. Los viernes, cuando visito a una pa- cíente en particular a quien llamaré Tamika, siempre me asombra su generosidad. Sale en su motocicleta, con su tanque de oxígeno, a buscar pan del día anterior, para dárselo a los necesitados. Aunque ella está en el programa de bonos de alimentos, insiste en darme algo cada vez que la voy a visitar. Si le traigo té de menta, por ejemplo, ella trata de darme café. Pero también me llama la atención cómo alaba a Dios.
Un día, tuve la fuerte impresión de que debía llenar una bolsa con los alimentos que ella más necesitaba. Puse huevos, fiambre de pavo, papas, té y varias cosas más que yo sabía que llegaría a necesitar. Agregué otra bolsa con cosas que alguna vez había mencionado que quería. Entonces, descubrí un problema. ¿Cómo podría entregar las bolsas, sin que ella supiera que provenían de mí?
Decidimos que mi hijo, su amigo y mi hija conducirían hasta la casa de Tamika y dejarían las bolsas en su puerta. Miré desde el auto, mientras mis “cómplices” entregaban las bolsas, y escuché a Tamika exclamar: “¡Oh, esto es justo lo que necesitaba! ¡Es exactamente lo que pedí en oración!”
Cuando le conté a mi esposo nuestra travesura, quiso formar parte de la emoción. Como sabía que Tamika necesitaba un pase para colectivos, por sus visitas frecuentes a los médicos y al hospital, fue hasta el centro de la ciudad y le obtuvo un pase. La siguiente vez que fui a la casa de Tamika, mientras ella me contaba de un ejemplo reciente de la bondad de Dios, puse el pase dentro de su Biblia. Me contó que había necesitado cuatro pesos para un medicamento, pero no tenía absolutamente nada de dinero. Mientras oraba pidiendo ayuda a Dios, la interrumpió la visita de una vecina. “Tengo cinco pesos que quiero darte”, le dijo la vecina.
Tamika solo pudo alabar al Señor.
Cuando vi a Tamika el siguiente viernes, apenas podía esperar para contarme sobre las bolsas que le habían dejado en la puerta y el pase que había encontrado en su Biblia. Ahora podría asistir a la iglesia. Solo tendría que levantarse temprano y tomar cuatro colectivos diferentes, para llegar al servicio. Escucharla alabar al Señor me convenció de que mi plan había sido de Dios.
Disfruto de servir a Dios como un ángel terrenal, y ansio conocer a mi propio ángel guardián en aquella gloriosa mansión celestial.

KATHY WALTER

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2018
BENDECIDA
Ardis Dick Stenbakken
Lecturas Devocionales para Mujeres 2018

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*