Lunes 4 de diciembre 2017 | Devoción Matutina para Adolescentes | Una actitud valiente

“Pelea la buena batalla de la fe; no dejes escapar la vida eterna, pues para eso te llamó Dios y por eso hiciste una buena declaración de tu fe delante de muchos testigos” (1 Timoteo 6:12).

Mohamed Ali cuenta una historia de un muchacho muy abusibo que vivía en su barrio, con quien tuvo que enfrentarse en su adolescencia. Se llamaba Corky Baker y todo el mundo lo evitaba. Corky aterrorizaba al vecindario. Tenía tanta fuerza que ganaba dinero haciendo apuestas a ver cuán alto podía levantar un auto por la parte de atrás. También podía golpear y tirar al suelo a un adulto. Corky era, sin lugar a dudas, el rey de las calles. Ali sabía que tenía que darle una paliza. También sabía que no podría derrotarlo en una pelea callejera, donde no habría reglas. “Si puedo vencer a Corky, puedo vencer a cualquiera”, se decía. Y logró acordar un encuentro de boxeo entre ambos por el título “El rey de la calle”. No lo hacía por dinero, sino por ganarle a Corky.
En el primer asalto, Corky comenzó a lanzar puñetazos, pero Ali se mantuvo moviéndose y comenzó a cansar al “gran bully”. Evadió golpes, y peleó con más rapidez y habilidad. Antes de que el segundo asalto terminara, el gran bully comenzó a quejarse: “Esto no es justo”. Salió corriendo con un ojo morado y sangrando por la nariz. Ali se ganó así el respeto de sus compañeros y se dio cuenta de que podía enfrentarse a cualquiera.
El mundo puede ser un lugar intimidante para un cristiano. Haz una visita a una biblioteca o buscas en Inbternet, encontrarás libros y artículo sobre temas inquietantes, como el bullying o acoso escolar. Pablo le escribió al joven pastor Timoteo diciéndole que debía ser valiente. Los primeros cristianos vivieron en un tiempo en el que hubo disputas dentro de la iglesia y persecución por parte de los gobiernos. No fue fácil la tarea que les tocó.
En ocasiones puede ser que te sientas tentado a tolerar la intimidación porque te parece que es lo más seguro o lo más fácil. Pero Dios nos llama a proclamar el nombre de Jesús al mundo. Eso significa que debemos experimentar a Dios en nuestras vidas, a fin de que tengamos fuerzas para predicar. Hoy, toma tiempo para analizar por qué aceptaste a Cristo y cómo puedes vivir de manera que lo representes a él ante el mundo.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017
FUSIÓN
Melissa y Greg Howell
Un punto de encuentro entre tú y Dios
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*