Lunes 30 de abril 2018 | Devoción Matutina para Jóvenes | No muestres tu inteligencia

“El que es astuto no demuestra lo que sabe, pero el que es necio deja ver su ignorancia“ (Proverbios 12:23).

En el libro de Eclesiastés, Salomón destaca uno de los grandes rasgos del ser humano: la absurdidad. Así es, la conducta humana es completamente irracional, absurda, ilógica e imposible de explicar (Eclesiastés 1:14, 15). Por lo tanto, este mundo no está en manos de los más capaces, sino de gente insensata (10:6). Eso no tiene nada que ver con alguna época de la historia en particular, más bien, es parte de la naturaleza humana. La absurdidad en el liderazgo es un reflejo de la influencia del pecado en el corazón del hombre. Mientras que el buen líder es una manifestación del poder de Dios, el necio revela rasgos de Satanás: la prepotencia, los caprichos, el abuso del poder, el espíritu de venganza, la intemperancia, la incompetencia, entre otros. De ahí que los sabios tengan que aprender a ser especialmente cuidadosos para no ser destruidos por alguna intempestiva decisión de quienes detentan el poder. En el capítulo 10 de Eclesiastés, el gran Salomón deja algunos consejos al respecto:
1. Una pequeña torpeza afecta el prestigio de un sabio y lo torna vulnerable. En cambio, las torpezas del necio no se notan tanto porque se espera muy poco de ellos (vers. 1).
2. Acepta que, mientras estemos en este mundo, las cosas no cambiarán mucho (vers. 2,3).
3. No exhibas tu ira delante de ellos (vers. 4).
4. No guardes falsas esperanzas de que un día llegará un “caudillo” al poder y las cosas serán distintas (vers. 5-7).
5. No los ataques de manera abierta porque así te rebajas a su nivel y te aplastarán (vers. 8, 9).
6. Es mejor depender de la capacidad personal que de la amistad de una persona con poder (vers. 10,11).
7. La gente poderosa dice muchas sandeces. No hagas caso de todo lo que sale de sus labios. Tampoco te precipites a tomar decisiones drásticas después de oír tonterías. Mejor espera un tiempo (vers. 12-14).
8. Sería deseable que la gente que toma decisiones relevantes tuviera hábitos saludables para adquirir claridad mental, pero no siempre sucede así. No lo olvides (vers. 16-19).
9. No hables mal de ellos porque se van a enterar (vers. 20).
Este es nuestro mundo. Así que tenemos que aprender a cuidarnos. Cuando Jesús venga establecerá nuevas directrices de liderazgo. Por eso, hay que ser prudentes para no padecer innecesariamente.
Pide hoy al Señor que te ayude a ser prudente y sabio en la forma como organizas tu vida.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2018
¡RENUÉVATE!
Alejandro Medina Villarreal
Lecturas devocionales para Jóvenes 2018

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*