Lunes 28 de mayo 2018 | Devoción Matutina para Adolescentes | Invéntalo

Job 22-24

¿No es acaso demasiada tu maldad? ¿Y no son incontables tus pecados? (Job 22:5).

Si no puedes atrapar a alguien cuando comete un crimen, bueno, acúsale de algo. De hecho, acúsalo de tantas cosas como puedas. Alguna servirá.
Así operan algunas fuerzas policíacas del mundo. Aung San Suu Kyi, ganadora del Premio Nobel de la Paz y parlamentaria electa del pequeño país llamado Myanmar, estuvo en arresto domiciliario desde 1989 hasta el 2010. Y crees que es duro cuando te castigan con un día o dos sin poder salir?
¿Su crimen? Ser elegida primera ministra. Los dictadores militares de Myanmar permitieron las elecciones en 1990, creyendo que ganarían fácilmente. Pero estaban equivocados. El partido político de Suu Kyi ganó por mayoría de los votos, y ella iba a ser la primera mujer que gobernara su país. Pero nunca se le permitió asumir su cargo. La dictadura extendió repetidas veces su arresto domiciliario, impidiéndole viajar a cualquier lugar del país. Nunca tuvieron de qué acusarla, así que inventaron cargos para que no saliera de su casa. Están locos, ¿verdad? Alégrate de vivir en algún país de las Américas. Al menos los gobiernos democráticos de este lado del planeta no están tan chiflados.
Cuando Elifaz no pudo señalar algún pecado en la vida de Job como causante de sus sufrimientos, empezó a inventar cosas. A ver si puedes adivinar de qué lo acusaba cuando dijo esto: “Sin motivo demandabas fianza de tus hermanos, y en prenda los despojabas de sus mantos; ¡desnudos los dejabas!” (Job 22:6). ¿Se te ocurre algo?
Lo siguiente es más sencillo: “Al sediento no le dabas agua al hambriento le negabas la comida. Hombre de poder, te adueñaste de la tierra; hombre prominente, en ella te asentaste” (vers. 7,8). ¡Qué acusación tan fuerte!
Elifaz acusaba a Job de ser avaro, manipulador y desalmado; de exigir pagos a sus “hermanos” que no podían cumplir, dejándolos en la calle.
La respuesta de Job fue: “En sus sendas he afirmado mis pies; he seguido su camino sin desviarme” (Job 23:11). Sabía que había sido leal a Dios, y las palabras de Elifaz no podían sacudir su inocencia.
.
NO DEJES DE LEER
Examina Job 19:23:10. ¿Cómo respondes cuando te acusan falsamente?

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2018
UNA AÑO EN LA PALABRA
Dwain Neilson
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*