Lunes 27 de marzo 2017 | Devoción Matutina Damas | Se acabó el misterio


DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2017 VIVIR EN SU AMOR Carolyn Rathbun Sutton – Ardis Dick Stenbakken Lecturas Devocionales para Mujeres 2017

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2017
VIVIR EN SU AMOR
Carolyn Rathbun Sutton – Ardis Dick Stenbakken
Lecturas Devocionales para Mujeres 2017

“No temáis vosotras, porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí. […] Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor” (Mat. 28:5,6).

¿A quién no le atrae el misterio? La Biblia contiene uno de los mejores misterios, y las mujeres jugaron un papel importante en él. El misterio comenzó con un cuerpo desaparecido. Las mujeres sabían dónde se suponía que debía estar. María Magdalena y María, la madre de José, habían visto a José de Arimatea y a Nicodemo colocar a Jesús en el sepulcro nuevo el viernes (ver Luc. 23:55). Entonces, el domingo en la mañana, cuando llegaron de nuevo al sepulcro, ¡se sorprendieron al descubrir que el cuerpo había desaparecido!

Es difícil saber a qué hora fue y regresó cada una, pero Lucas 24 dice que María Magdalena y las otras mujeres corrieron a informar a los discípulos que el cuerpo había desaparecido. No debería sorprendernos que los hombres no creyeran a las mujeres, pero Pedro y Juan salieron a comprobarlo por ellos mismos, y ellas los acompañaron. María se quedó atrás, y gracias a ello descubrió la solución al misterio (ver Mar. 16:9,10). ¡Jesús había resucitado!

Sabemos que “hubo un gran terremoto, porque un ángel del Señor descendió del cielo y, acercándose, removió la piedra y se sentó sobre ella”(ver Mat. 28:2). Como una conspiración moderna, los soldados recibieron dinero para que mintieran sobre lo que había sucedido, pero las mujeres sabían la verdad, y podemos estar seguras de que se lo contaron a las demás mujeres que se encontraron en los molinos, en los pozos y en el mercado. De hecho, ¡María predicó de su Salvador resucitado! (ver Elena de White, El evangelismo, cap. 14, p. 345).

Ese mismo día, Jesús caminó con Cleofás y su esposa en el camino a Emaús. Y podemos estar seguras de que ellos, a su manera y con su propio público, testificaron de que Jesús había resucitado. Y no eran los únicos. Pablo nos dice que Jesús, una vez resucitado, se apareció a más de quinientos discípulos (1 Cor. 15:6). El misterio estaba resuelto. ¡La maravillosa y gloriosa noticia de que Jesús había resucitado era un hecho! ¡Aleluya!

Este no es un misterio común como el de las novelas de ficción, que cuando terminan nos sentimos satisfechas y las ponemos a un lado. Es un misterio que nos llama a tomar una decisión. ¿Qué haremos tú y yo, ahora que sabemos que Cristo ha resucitado? Somos nosotras las que escribiremos el final de Ja historia. ¿Qué decisión tomarás hoy?

Ardis Dick Stenbakken

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2017

VIVIR EN SU AMOR 

Carolyn Rathbun Sutton – Ardis Dick Stenbakken

Lecturas Devocionales para Mujeres 2017

 

#DevociónMatutina #Matinal #Damas #VisitaMiMuro #MatutinaDamas #MatinalDamas #MeditacionesMatinales #LecturasDevocionales #MeditacionesDiarias #Matutina #Devocional

 

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*