Lunes 2 de julio 2018 | Devoción Matutina Adolescentes

Enséñame

Devoción matutina para adolescentes 2018 Un año en la Palabra Dwain Neilson Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

Devoción matutina para adolescentes 2018
Un año en la Palabra
Dwain Neilson
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

Salmos 141-145

Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios. Que tu buen Espíritu me guíe por un terreno sin obstáculos (Salmo 143:10).

Es un extraño lugar como destino final. La mayoría de nosotros solo imaginaríamos caminar por las inhóspitas y congeladas tierras de Alaska. Pero la mayoría de nosotros no somos Chris McCandless. ¿Alguna vez has escuchado de él? Fue el tema del exitoso libro Into the Wild, que Sean Penn llevó al cine como Camino saluaje.

Chris fue un atleta famoso, graduado con honores de la Universidad Emory, hijo de padres ricos, que le dieron más de 20.000 dólares cuando terminó su carrera. La razón por la que decidió regalar ese dinero (más lo que tenía en una caja de ahorros) a la caridad y cortar todo tipo de contacto con su familia, quién sabe; pero eso hizo Chris exactamente. Durante dos años vivió como un vagabundo, orgulloso de sus habilidades de supervivencia. Se puso como sobrenombre Alexander Supertramp (“Supervagabundo”), y viajó por todo Estados Unidos.

Después se dirigió hacia la salvaje e inhóspita tierra de Alaska. Una vez que llegó a ese lugar, se dirigió hacia el norte del monte McKinley, y finalmente se instaló en un ómnibus abandonado en un sendero de un viejo camino minero (o sea, en medio de la nada, ¿no?).

Lamentablemente, Chris nunca regresó de los inhóspitos bosques de Alaska. El 6 de septiembre de 1992, un grupo de cazadores de alces encontró su cadáver y una nota que decía:

SOS Necesito ayuda, estoy herido, casi muerto y muy débil para caminar y salir de aquí. Estoy solo; no es broma. Por el amor de Dios, por favor quédense para salvarme. Estoy cerca de aquí, recogiendo bayas, pero regresaré a la tarde. Muchas gracias, Chris McCandless. ¿Agosto?

Chris McCandless tenía todo a su favor, excepto por una debilidad personal: no quería escuchar. Le advirtieron de los peligros que implicaba no tener el equipo adecuado para sobrevivir en Alaska, pero no hizo caso. Su noble determinación se convirtió en su perdición, pues no dejó que le enseñaran.

Salmos 143:10 nos recuerda que Dios está listo para enseñarnos, si estamos dispuestos.

NO DEJES DE LEER

Lee Salmo 141: 3,4. ¿Qué cosa quieres que Dios te ayude a superar?

Devoción matutina para adolescentes 2018

Un año en la Palabra

Dwain Neilson

Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.