15 de mayo 2017 – Devoción Matutina Adolescentes

Porque yo lo digo

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017 FUSIÓN Melissa y Greg Howell Un punto de encuentro entre tú y Dios Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017
FUSIÓN
Melissa y Greg Howell
Un punto de encuentro entre tú y Dios
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

“¿Dónde estabas cuando yo afirmé la tierra? ¡Dímelo, si de veras sabes tanto!” (Job 38:4).

“¡Porque yo lo digo!” Esta es la peor frase que puede decir un padre. Es una respuesta muy pobre, pero ¿qué niño no la ha recibido después cuestionar una decisión de sus padres? En mi opinión, esta respuesta no es una respuesta; es una forma de salir del atolladero de padres poco creativos que no pueden encontrar una buena explicación para las reglas que ponen en la casa. Yo odiaba recibir esta respuesta cuando era chica.

Me considero mejor madre que las que usan esta respuesta. Bueno, eso pensaba hasta esta tarde, cuando bajé las escaleras para encontrarme el piso de la cocina y del comedor, así como el perro, totalmente cubiertos de mantequilla. Mi hijo de dos años había derramado mantequilla por todas partes. Yo intenté mantener la compostura mientras limpiaba aquel desastre, pero me costó bastante lograrlo. Horas después, mi hijo tuvo el atrevimiento de pedirme más mantequilla. “¡¡Nooooool!”, respondí; y cuando me preguntó porqué no, dije (y me avergüenza reconocerlo) la consabida frase:” ¡Porque yo lo digo!”

Job recibió de Dios una respuesta parecida. Durante todo el libro, Job se justifica ante Dios: “Yo no merezco esto, quiero defenderme”. ¿Por qué permitió el Señor que le pasaran cosas tan malas cuando él le había sido tan fiel? “¿Por qué, Señor, por qué?” Dios no respondió a esa pregunta, sino que se la saltó completamente. Me gusta eso. En lugar de responder, lo que Dios hace es bombardear a Job con preguntas: “¿Dónde estabas cuando yo afirmé la tierra? Cuando el mar brotó, ¿quién le puso compuertas? ¿Alguna vez en tu vida has dado órdenes de que la luz se difunda por la tierra?” Lo que Dios estaba haciendo, básicamente, era recordarle a Job quién era él: él era Dios. Y Dios conoce el fin desde el principio. Si él decide permitir que algo suceda, está en todo su derecho, nos guste o no. ¿Por qué le permitió a Satanás poner a Job a prueba? Dios hace ver a Job que suceden muchas cosas que nosotros no entendemos. La respuesta de Dios es: “Date cuenta de a quién le estás haciendo tus preguntas. Recuerda quién soy yo”.

¿Tienes preguntas para Dios? ¿Quieres que te explique ciertas cosas? La próxima vez que quieras hacerle preguntas -algo que tienes todo el derecho de hacer-, recuerda quién es él. Recuerda que no comprendes realmente todo y que, a veces, es mejor confiar en él. MH

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017

FUSIÓN

Melissa y Greg Howell

Un punto de encuentro entre tú y Dios

Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*