Lunes 11 de junio 2018 | Devoción Matutina Adultos

Oración por buenas obras – 2

Devoción matutina para adultos 2018 Las oraciones más poderosas de la Biblia Ricardo Bentancur Lecturas devocionales para Adultos 2018

Devoción matutina para adultos 2018
Las oraciones más poderosas de la Biblia
Ricardo Bentancur
Lecturas devocionales para Adultos 2018

Sacrificio y ofrenda no te agrada; has abierto mis oídos. Salmo 40:6.

David entendió cómo adorar verdaderamente cuando Dios le “abrió los oídos”. Cuando el Señor nos abre los oídos para que entendamos su Palabra, nos abre los ojos al mundo, para ser sensibles a las necesidades de nuestro prójimo.

La relación con Dios no es solo una cuestión vertical y de exclusiva incumbencia personal, que nada tiene que ver con los demás. Si nos separamos del mundo para vivir a “solas con Dios”, nuestra religión se estanca como las corrientes de agua que se desvían del cauce del río. Una religión que no desemboque en el servicio se convierte en un rito vacío, llena de símbolos, reglamentos y estatutos, pletórica de sacrificios, ofrendas y diezmos. ¡Se muere!

En el contexto de su oración, David dice: “No encubrí tu justicia dentro de mi corazón” (vers. 10). Su religión desembocaba en obras de justicia.

Claro que la fe es una cuestión personal, y adoramos a Dios en lo secreto del alma, pero la fe no se queda ahí. Se expresa en obras. Es obvio que con fines de entender el plan de salvación debamos separar la dimensión vertical de la horizontal, pero en lo profundo son distintos ámbitos de un mismo Señor, de una misma fe y de un mismo bautismo (ver Efe. 4:5).

Tan importante es el prójimo en nuestra relación con Dios que Juan declara: “Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?” (1 Juan 4:20).

Hay una continuidad armoniosa entre nuestra fe y nuestras obras. Somos salvos solo por la fe (ver Efe. 2:8, 9), pero la fe sin obras es muerta (ver Sant. 2:14-17). Fuimos creados por Cristo Jesús para buenas obras, que “Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas” (Efe. 2:10). “Cuando atesoramos el amor de Cristo en el corazón, así como una fragancia, no puede ocultarse” (CC 77). Las buenas obras son el perfume de Dios.

El mundo no cambia por nuestra opinión, sino por nuestras obras de justicia. No seremos juzgados por nuestros dichos sino por nuestros hechos (ver Apoc. 2:23).

Oración: Señor, ayúdame a escuchar y entender tu Palabra.

Devoción matutina para adultos 2018

Las oraciones más poderosas de la biblia

Ricardo Bentancur

Lecturas devocionales para Adultos 2018

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.