Lunes 1 de agosto 2016 | Devoción Matutina para Menores 2016 | Cosas correctas, razones equivocadas

Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. 2 Corintios 13:5.

Es mucho más fácil husmear en las vidas de otras personas buscando faltas, que darnos una buena y honesta mirada a nosotros mismos. Pero la Biblia dice que debemos hacer esto, o podríamos encontramos con un montón de problemas en el camino.
¿Es posible hacer cosas correctas por las razones equivocadas? ¿Puede una persona, realmente, guardar externamente la ley de Dios y quebrantarla en su corazón?
¡Por supuesto! Es posible que seamos amables y considerados solo para conseguir algo de alguien o para llamar la atención de la gente, sin que realmente nos importen los demás. Puede ser que no robemos a alguien solo porque no queremos que nos atrapen, y no porque los respetemos y no queramos herirlos. Así que, necesitamos examinarnos a nosotros mismos, y a nuestras motivaciones.
La historia del pueblo judío es un libro abierto, lleno de lecciones en este sentido. El pueblo de Dios era muy especial para él. Realmente los amaba, y quería que los israelitas reflejaran ese amor hacia sus vecinos, de manera que también pudieran conocer su amor. Pero, inmediatamente después de que Israel entrara en la Tierra Prometida, eligieron olvidarse del amor de Dios y centrarse en lo que podían hacer por su propia cuenta. Su egoísmo no podía más que guiarlos a su ruina: la cautividad en Babilonia.
Después de que los israelitas regresaron de la cautividad en Babilonia, nunca más se inclinaron ante ídolos. ¡Por fin fueron curados de este mal! Durante los siglos que siguieron, se dieron cuenta de que, si querían ser prósperos, tenían que obedecer las leyes de Dios. “Pero en el caso de muchos del pueblo, la obediencia no era impulsada por el amor. El motivo era egoísta” (El Deseado de todas las gentes, p. 20).
Moisés había instruido al pueblo para que no se asociara con los idólatras; esto iba a impedir que se involucraran en una pérdida de tiempo perjudicial. Pero, las restricciones que Dios dio a Moisés fueron malinterpretadas, y el pueblo usó sus escritos para erigir un muro entre ellos y las demás gentes.
El servicio del Santuario, que fuera diseñado para señalar al pueblo a Jesús, se convirtió simplemente en una rutina. Para compensar la relación real con Jesús que estaban perdiendo, los dirigentes agregaron más y más de sus propias leyes. Y a medida que estas eran cada vez más rígidas y difíciles de guardar, su amor por Dios fue cada vez menor y menor.
Pero, antes de juntar piedras para arrojarles, ¡examinémonos a nosotros mismos!

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2016
¡GENIAL!
Dios tiene un plan para ti
Por: Jan S. Doward
Lecturas devocionales para niños 2016
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD
========================
Visita también:
http://videosadventistas.com/
http://espacioadventista.org/
========================

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*