Lección 9 | Martes 22 de agosto 2017 | Yo me hice como ustedes | Escuela Sabática

Martes 22 de agosto
YO ME HICE COMO USTEDES
Lee 1 Corintios 9:19 al 23. ¿Qué enseña Pablo en estos versículos que puede ayudarnos a entender mejor lo que dice en la última parte de Gálatas 4:12? (Ver también Hech. 17:16-34; 1 Cor. 8:8-13; Gál. 2:11-14.)
Gálatas 4:12 puede parecer un poco confuso. ¿Por qué deberían los gálatas volverse como Pablo, si él ya se había vuelto como ellos?
Como vimos en el estudio de ayer, Pablo deseaba que se volvieran como él en su fe y su confianza completas en la suficiencia plena de Cristo para la salvación. Su comentario de que él se volvió como ellos era un recordatorio de que, aun siendo judío, se había hecho gentil “sin la ley”, para poder alcanzar a los gentiles de Galacia con el evangelio. Como el gran misionero al mundo gentil, Pablo había aprendido a predicar el evangelio tanto a judíos como a gentiles. De hecho, según 1 Corintios 9:19 al 23, aunque el evangelio seguía siendo el mismo, el método de Pablo variaba dependiendo de las personas que intentaba alcanzar.
“Pablo era pionero en lo que hoy llamamos contextualización, la necesidad de comunicar el evangelio de tal manera que hable al contexto total de las personas a las que se dirige”.–Timothy George, The New American Commentary: Galatians, p. 321.
Los comentarios de Pablo en 1 Corintios 9:21 indica que creía que había límites de hasta dónde debería llegar una persona en la contextualización del evangelio. Pablo menciona, por ejemplo, que aunque uno es libre de alcanzar de diversas maneras a judíos y a gentiles, esta libertad no incluye el derecho de vivir un estilo de vida sin ley, pues los cristianos están bajo la “ley de Cristo”.
Aunque la contextualización no siempre es fácil, “siempre y cuando podamos separar el corazón del evangelio de su cascarón cultural, contextualizar el mensaje de Cristo sin comprometer su contenido, nosotros también deberíamos ser imitadores de Pablo”.–Timothy George, Galatians, pp. 321, 322.
Es muy fácil comprometer los principios, ¿verdad? A veces, cuanto más tiempo uno sea cristiano, más fácil es caer en la transigencia. ¿Por qué será? Analízate con sinceridad. ¿Cuánto has transigido en tu vida, y cuáles han sido las formas en que lo has justificado? ¿De qué manera puedes revertir esto en las áreas de tu vida que lo necesitan?
Escuela Sabática | Lección 9 | Para el 26 de agosto de 2017 | El llamado pastoral de Pablo | El Evangelio en Gálatas | Tercer trimestre 2017 | Guía de Estudio de la Biblia – Maestros – Alumnos | Iglesia Adventista del Séptimo Día

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*