Lección 8 | Viernes 18 de agosto 2017 | Para estudiar y meditar | Escuela Sabática

Viernes 18 de agosto
PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: “En el concilio del cielo se hizo provisión para que los hombres, aunque fueran transgresores, no perecieran en su desobediencia, sino que, mediante la fe en Cristo como su Sustituto y Garantía, pudieran llegar a ser los elegidos de Dios. […] Dios quiere que todos los hombres se salven, porque se ha hecho una amplia provisión para pagar el rescate del hombre, mediante su Hijo unigénito. Aquellos que perezcan perecerán porque rehusarán ser adoptados como hijos de Dios a través de Jesucristo. El orgullo del hombre le impide que acepte la provisión para la salvación. Pero el mérito humano no bastará para admitir un hombre en la presencia de Dios. Lo que hace aceptable a un hombre delante de Dios es la gracia impartida de Cristo, a través de la fe en su nombre. No se puede colocar ninguna confianza en las obras, ni en los felices vuelos de los sentimientos, como evidencia de que los hombres han sido elegidos por Dios, porque los elegidos lo son a través de Cristo” (NEV 80).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:
1. Reflexiona un poco más en la idea de lo que significa, y lo que no significa, ser como niños en nuestro caminar con el Señor. ¿Qué aspectos de los niños debemos imitar con respecto a nuestra fe y nuestra relación con Dios? Al mismo tiempo, ¿en qué sentido podríamos estar llevando esta idea demasiado lejos? Comenta.
2. ¿Qué tienen los seres humanos que los hace tan temerosos de la idea de la gracia, la salvación solo por la fe? ¿Por qué será que muchas personas preferirían intentar lograr la salvación por sus propios medios, si fuera posible?
3. Como clase, repasen la pregunta final del estudio del día jueves. ¿De qué modo podemos, como adventistas del séptimo día, quedar atrapados por algún tipo de esclavitud de la que hayamos sido liberados, en teoría? ¿Cómo podría ocurrirnos esto, cómo nos daríamos cuenta y cómo podríamos ser liberados?
RESUMEN: En Cristo, hemos sido adoptados en la familia de Dios como sus hijos e hijas. Como hijos de Dios, tenemos acceso a todos los derechos y los privilegios que conlleva una relación de familia como esa. Relacionarnos con Dios solamente sobre la base de reglas y normas sería necio. Sería como un hijo que desea renunciar a su posición y herencia para convertirse en esclavo.
Escuela Sabática | Lección 8 | Para el 19 de agosto de 2017 | De esclavos a herederos | El Evangelio en Gálatas | Tercer trimestre 2017 | Guía de Estudio de la Biblia – Maestros – Alumnos | Iglesia Adventista del Séptimo Día

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*