Lección 8 | Lunes 14 de noviembre 2016 | ¿Sangre inocente? | Escuela Sabática


Lunes 14 de noviembre
¿SANGRE INOCENTE?
A menudo, escuchamos acerca del sufrimiento “inocente”. La Biblia incluso usa la frase “sangre inocente” (Isa. 59:7; Jer. 22:17; Joel 3:19); generalmente, en el contexto de asaltos, o aun asesinatos, de personas que no merecían lo que les ocurrió. Si usamos esta manera de comprender el concepto de “sangre inocente”, entonces nuestro mundo ofrece muchos ejemplos de ello.
Por otro lado, la Biblia habla acerca de la pecaminosidad y la corrupción humanas, lo que genera una pregunta válida acerca del significado de “inocente”. Si todos han pecado y han violado la Ley de Dios, entonces, ¿quién es verdaderamente inocente? Como alguien dijo: “Tu certificado de nacimiento es prueba de tu culpabilidad”.
Aunque los teólogos y los eruditos bíblicos han debatido por siglos la naturaleza precisa de la relación humana con el pecado, la Biblia es clara: el pecado ha impactado a toda la humanidad. La idea de la pecaminosidad humana no se encuentra solo en el Nuevo Testamento. Por el contrario, el Nuevo Testamento expande lo que se escribió en el Antiguo Testamento.
¿Qué enseñan los siguientes textos acerca de la realidad del pecado? 1 Rey. 8:46; Sal. 51:5; Prov. 20:9; Isa. 53:6; Rom. 3:10-20.
Además del testimonio de las Escrituras, cualquiera que haya conocido al Señor personalmente, que haya tenido una vislumbre de la bondad y la santidad de Dios, sabe de la realidad de la pecaminosidad humana. En este sentido, ¿quién de nosotros (por el momento pasaremos por alto el tema de los bebés y los niños pequeños) es realmente “inocente”?
Por otro lado, ese no es realmente el punto. Job era un pecador; en este sentido, ni él ni sus hijos eran inocentes. No obstante, ¿qué habían hecho para merecer la suerte que cayó sobre ellos? ¿No es esta la pregunta máxima con respecto al sufrimiento? A diferencia de los “baluartes de lodo” (Job 13:12) de sus amigos, Job sabía que lo que le ocurría no era algo que él mereciera.
¿De qué modo la experiencia de conocer a Dios y su santidad, que hace que nuestra pecaminosidad sea dolorosa, nos ayuda a ver la necesidad absoluta de la Cruz?
Escuela Sabática | Lección 8 | 19 de noviembre de 2016 | Sangre inocente | El libro de Job | Cuarto trimestre 2016 | Guía de Estudio de la Biblia – Maestros – Alumnos | Iglesia Adventista del Séptimo Día

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*