Lección 6 | Jueves 8 de febrero 2018 | La confiabilidad | Escuela Sabática

Jueves 8 de febrero
LA CONFIABILIDAD
Lee Lucas 16:10 al 12. ¿Qué nos enseña esto acerca de ser digno de confianza? ¿Por qué este rasgo es tan importante para un mayordomo fiel?
Este principio de confiabilidad se ve en toda la Biblia. Por ejemplo, en un relato, a cuatro jefes de la guardia de los levitas se les confió la protección del Santuario del Antiguo Testamento durante la noche. Debían cuidar las habitaciones llenas de tesoros y tener las llaves para abrir las puertas cada mañana (1 Crón. 9:26, 27). Se les dio esta tarea porque se los consideraba dignos de confianza.
Ser digno de confianza es una característica de un buen mayordomo. Esto significa que los mayordomos confiables entienden el significado profundo de su rol; entienden que Dios es digno de confianza, y persiguen el mismo objetivo (Deut. 32:4, 1 Rey. 8:56).
La confiabilidad implica un conjunto de rasgos de carácter maduros. Este es el nivel más elevado de carácter y competencia que una persona puede alcanzar a la vista de los espectadores. Reflejar el carácter de Dios significa que harás lo que dices, sin importar las circunstancias ni quienes te presionen para que hagas otra cosa (2 Rey. 12:15).
Los monarcas de dos reinos mundiales consideraron que Daniel era digno de confianza. Su reputación durante toda su vida como consejero confiable que, sin temor, brindaba sabiduría y verdad a los reyes se contraponía abiertamente con la de los adivinos y los magos de la corte. La confiabilidad es la joya de la corona de la ética; exhibe nuestros principios morales en su forma más pura. Esta cualidad en un mayordomo no surge de la noche a la mañana, sino que viene con el tiempo al ser fiel incluso en las cosas pequeñas.
Los demás perciben nuestra confiabilidad. Nos respetan y confían en nosotros porque saben que no nos dejamos influenciar fácilmente por las opiniones, las modas ni la adulación. Por lo tanto, ser digno de confianza es una demostración del desempeño del carácter en toda responsabilidad llevada a cabo en la tierra, el campo de experimentación para el cielo. “Debemos ser mayordomos fieles y dignos de confianza del Reino de Cristo para que las personas que tienden hacia la vida mundana puedan tener una verdadera representación de las riquezas, la bondad, la misericordia, la ternura y la cortesía del Reino de Dios” (TI 6:193).
Piensa en alguien a quien conozcas personalmente que sea digno de confianza. ¿Qué puedes aprender de esa persona que te ayudaría a ser más confiable también?
====================================
Lección 6: Para el 10 de febrero de 2018
Las marcas de un mayordomo
Escuela Sabática – Primer trimestre 2018
Mayordomía: Las motivaciones del corazón

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*