Lección 6 | Jueves 4 de mayo 2017 | Fe en medio de tribulaciones | Escuela Sabática
Jueves 4 de mayo
FE EN MEDIO DE TRIBULACIONES
Como hemos visto, Pedro estaba escribiendo a creyentes que estaban sufriendo por su fe. Y, como lo ha demostrado la historia cristiana, la situación siguió empeorando, al menos por un tiempo. Seguramente muchos cristianos en los años subsiguientes encontraron solaz y consuelo en lo que escribió Pedro. Sin duda, muchos lo encuentran también hoy.
¿Por qué el sufrimiento? Esa, por supuesto, es una pregunta muy antigua. El libro de Job, uno de los primeros libros de la Biblia en ser escritos, tiene el sufrimiento como tema clave. De hecho, si hubo alguien (además de Jesús) que sufrió, no “como homicida, o ladrón, o malhechor, o por entremeterse en lo ajeno” (1 Ped. 4:15), fue Job. Después de todo, aun Dios dijo de Job: “¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal?” (Job 1:8). Y, aun así, ¡mira lo que tuvo que soportar el pobre de Job, no por ser malo, sino por ser bueno!
¿Cómo nos ayudan los siguientes textos a responder la pregunta del origen del sufrimiento? 1 Ped. 5:8; Apoc. 12:9; Apoc. 2:10.
La respuesta corta es que sufrimos porque estamos en medio del gran conflicto entre Cristo y Satanás. Esta no es solamente una metáfora, un mero símbolo para el bien y el mal en nuestra naturaleza. Hay un diablo real y un Jesús real que están peleando una batalla real por los seres humanos.
Lee 1 Pedro 4:19. ¿Cómo nos puede ayudar lo que escribió Pedro en la lucha que nos esté tocando librar ahora?
Cuando sufrimos, especialmente cuando ese sufrimiento no viene directamente como resultado de nuestros propios errores, naturalmente hacemos la pregunta que hizo Job, una y otra vez: ¿Por qué? Y, como suele pasar, no tenemos una respuesta. Como dice Pedro, lo único que podemos hacer, aun en medio de nuestro sufrimiento, es encomendar nuestras almas a Dios, confiando en él, nuestro “fiel Creador”, y seguir “haciendo el bien” (1 Ped. 4:19).
¿Por qué el hecho de conocer el carácter de Dios por ti mismo, conocer su bondad y su amor por ti personalmente, es un componente tan crucial para ti como cristiano, especialmente cuando estás sufriendo? ¿Cómo podemos aprender a conocer mejor a Dios y la realidad de su amor?
Escuela Sabática | Lección 6 | Para el 6 de mayo de 2017 | Sufrir por Cristo | “Apacienta a mis ovejas”: 1 y 2 Pedro | Segundo trimestre 2017 | Guía de Estudio de la Biblia – Maestros – Alumnos | Iglesia Adventista del Séptimo Día

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*