Lección 4 | Miércoles 25 de octubre 2017 | La Justicia de Cristo | Escuela Sabática

Miércoles 25 de octubre
LA JUSTICIA DE CRISTO
En Romanos 3:25, Pablo da mayores detalles sobre la gran noticia de la salvación. Utiliza una palabra sofisticada: propiciación. El término griego para ella es hilasterion, y en el Nuevo Testamento aparece solo aquí y en Hebreos 9:5, donde se traduce como “propiciatorio”. Por la manera en que se usa en Romanos 3:25 para describir el ofrecimiento de la justificación y la redención mediante Cristo, la propiciación parece representar el cumplimiento de todo lo que tipificaba el propiciatorio en el Santuario del Antiguo Testamento. Esto significa que, por su muerte sacrificial, Jesús ha sido proclamado el medio de salvación y se lo representa como el proveedor de la propiciación. En síntesis, esto quiere decir que Dios hizo lo que se necesitaba para salvarnos.
El versículo también habla de pasar por alto los pecados. Son nuestros pecados los que nos hacen inaceptables ante Dios. No podemos hacer nada por nosotros mismos para eliminar nuestros pecados; pero, en el plan de redención, Dios ha provisto un camino para que estos pecados sean remitidos mediante la fe en la sangre de Cristo.
La palabra griega para “pasar por alto” es paresis, que significa, literalmente, “pasar por encima”, o “pasar de largo”. “Pasar por alto” de ningún modo es ignorar los pecados, sino que Dios puede pasar por alto los pecados del pasado porque Cristo ha pagado el castigo por los pecados de todos mediante su muerte. En consecuencia, cualquiera que tenga “fe en su sangre” puede librarse de sus pecados, porque Cristo ya murió por él (1 Cor. 15:3).
Lee Romanos 3:26 y 27. ¿Qué comentario hace Pablo aquí?
La buena noticia que Pablo estaba ansioso de compartir con todos los que lo escucharan era que “su [de Dios] justicia” estaba disponible para la humanidad, y que la recibimos, no por las obras ni por mérito propio, sino por la fe en Jesús y lo que él ha hecho por nosotros.
A causa de la cruz del Calvario, Dios puede declarar justos a los pecadores y seguir siendo justo a la vista del universo. Satanás no puede señalar a Dios con ningún dedo acusador, porque el Cielo ha hecho el sacrificio supremo. Satanás había acusado a Dios de pedirle a la raza humana más de lo que él estaba dispuesto a dar. La Cruz refuta esta afirmación.
Es probable que Satanás esperara que Dios destruyera al mundo después de que este hubiese pecado. En vez de eso, Dios envió a Jesús para salvarlo. ¿Qué nos dice esto sobre el carácter de Dios? ¿De qué manera debería impactar en nuestro estilo de vida el hecho de conocer su carácter? ¿Qué harás de forma distinta en las próximas 24 horas directamente como resultado de saber cómo es Dios?

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*