Lección 2 | Miércoles 11 de octubre 2017 | La armadura de la luz | Escuela Sabática Joven

MIÉRCOLES 5 DE JULIO
LA ARMADURA DE LA LUZ
Cómo hacer | Hechos 15:5-29; Romanos 13; 14
La Biblia nos recuerda que incluso los judíos tuvieron dificultades con la idea de la justificación
por la fe. En nuestra negligencia olvidamos que no tenemos poder para salvarnos a nosotros mismos. Si lo tuviéramos, Jesús murió por nada (Gálatas 2:21). No podemos caminar por la senda de la justicia sin la guía de Dios, pero no tenemos de qué preocuparnos, porque nunca estamos solos. El futuro inmediato es oscuro, pero él es la luz que brilla sobre nuestro largo y peligroso sendero. ¿Cuáles son los pasos para avanzar por fe a pesar de la oscuridad que vemos más adelante?
Toma el equipamiento. Romanos 13:12 declara: “La noche está muy avanzada y ya se acerca el día. Por eso, dejemos a un lado las obras de la oscuridad y pongámonos la armadura de la luz”. A menudo tomamos nuestras propias decisiones sin consultar a Dios. Que tu primera acción del día sea una acción significativa: orar pidiendo que el Espíritu Santo guíe todos tus pensamientos y decisiones. Ponte la armadura de la luz y estarás tranquilo sabiendo que Dios tiene todo bajo control, ya que “el que deja que el Espíritu controle su mente tendrá vida y paz” (Romanos 8:6, PDT).
Utiliza tu brújula. Dios nos dejó la herramienta suprema para determinar nuestra dirección: la Biblia. Sumérgete fielmente en su Palabra para encontrar respuestas. Según Pablo, todas las creencias que tenemos están entre nosotros y Dios, y deberían ser guiadas por la fe (Romanos 14:22, 23). Vuelve a examinar tus creencias de acuerdo con las respuestas que su mano pone en tu corazón. Recuerda que deberíamos ayudar a otros al caminar, siendo cuidadosos de no imponer nuestras creencias a nadie.
Busca agua. Al viajar por el desierto, las plantas y los animales son señales de que hay una fuente de agua cerca. El agua es lo primero que se debe obtener para la supervivencia. Busca diariamente el “manantial de aguas vivas” (Jeremías 17:13). Jesús le dijo a la mujer junto al pozo que, si bebía del agua viva -el Espíritu Santo-, nunca más tendría sed (Juan 4:14). Los cristianos hoy podemos prosperar si recordamos los ríos de agua viva que fluyen de nuestros corazones.
En Hechos 15:9, Pedro dijo: “[Dios] no hizo ninguna distinción entre nosotros y [los gentiles], pues les limpió el corazón por medio de la fe” (NTV). No tenemos que cargarnos la justicia sobre nuestros propios hombros, porque la gracia de Dios cubre nuestras deficiencias. La justicia por la fe es un regalo increíble de Dios; todo lo que tenemos que hacer es aceptarla.
Para pensar y debatir
¿Por qué es importante la justificación por la fe? ¿Qué dice Santiago sobre la fe y las obras?
¿Hay momentos de tu vida en los que olvidas tener fe en los planes de Dios? Con esto en mente, ¿de qué forma puedes ayudar a otros que tienen esta misma mentalidad?
¿Alguna vez intentaste forzar a otro a creer en Dios o a aceptar tus creencias? ¿Cómo puedes abordar esto de una manera diferente?
Kylie Kurth, Indianola, lowa, EE. UU.

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*