Lección 2 | Lunes 3 de julio 2017 | El llamado de Pablo | Escuela Sabática
Lunes 3 de julio
EL LLAMADO DE PABLO
Aunque las epístolas de Pablo generalmente siguen el formato básico de las cartas antiguas, Gálatas contiene varias características únicas que no se encuentran en las otras epístolas de Pablo. Estas diferencias, una vez identificadas, pueden ayudarnos a entender mejor la situación que Pablo estaba abordando.
Compara el saludo inicial de Pablo en Gálatas 1:1 y 2 con lo que escribe en Efesios 1:1; Filipenses 1:1; y 2 Tesalonicenses 1:1. ¿En qué aspectos el saludo de Pablo en Gálatas es similar y diferente de los demás?
El saludo inicial de Pablo en Gálatas no solamente es un poco más largo que los otros, sino también se esfuerza por describir la base de su autoridad apostólica. Literalmente, la palabra apóstol significa “uno que es enviado”, o “un mensajero”. En el Nuevo Testamento, en su sentido más estricto, se refiere a los doce seguidores originales de Jesús y a otros a quienes el Cristo resucitado se les apareció y comisionó para ser sus testigos (Gál. 1:19; 1 Cor. 15:7). Pablo declara que pertenece a este grupo selecto.
El hecho de que Pablo niegue con tanta vehemencia que su apostolado descansa sobre algún ser humano sugiere que hubo un intento, por parte de algunos de Galacia, de socavar su autoridad apostólica. ¿Por qué? Como hemos visto, algunos de la iglesia no estaban contentos con el mensaje de Pablo de que la salvación se basa solamente en la fe en Cristo y no en las obras de la Ley. Sentían que el evangelio de Pablo estaba socavando la obediencia. Estos detractores eran sutiles. Sabían que el fundamento del mensaje evangélico de Pablo estaba ligado directamente a la fuente de su autoridad apostólica (Juan 3:34), y estaban decididos a lanzar un ataque poderoso contra esa autoridad.
Sin embargo, no negaban directamente el apostolado de Pablo; meramente argumentaban que no era muy significativo. Probablemente aseveraban que Pablo no era uno de los seguidores originales de Jesús; su autoridad, por lo tanto, no provenía de Dios sino de los seres humanos, quizá de los líderes de la iglesia de Antioquía que comisionaron a Pablo y a Bernabé como misioneros (Hech. 13:1-3). O, quizá, provenía únicamente de Ananías, quien había bautizado a Pablo, por empezar (Hech. 9:10-18). Pablo, según la opinión de ellos, era simplemente un mensajero de Antioquía o Damasco; ¡nada más! Por lo tanto, argumentaban que su mensaje era meramente su propia opinión, y no la Palabra de Dios.
Pablo reconoció el peligro que presentaban estas acusaciones, por lo que defiende inmediatamente su apostolado dado por Dios.
¿De qué formas, incluso sutiles, está siendo desafiada la autoridad de las Escrituras dentro de nuestra iglesia? ¿Cómo podemos reconocer estos desafíos? Más aún, ¿cómo pueden haber influido en tu propio pensamiento con respecto a la autoridad de la Biblia?

Escuela Sabática | Lección 2 | Para el 8 de julio de 2017 | La autoridad y el evangelio de Pablo | El Evangelio en Gálatas | Tercer trimestre 2017 | Guía de Estudio de la Biblia – Maestros – Alumnos | Iglesia Adventista del Séptimo Día

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*