Lección 2 | Jueves 6 de octubre 2016 | Respuesta en la cruz | Escuela Sabática


Jueves 6 de octubre
RESPUESTAS EN LA CRUZ
El libro de Job plantea muchos temas importantes, pero son muchos los que no reciben allí respuesta. Es necesario el resto de la Biblia para comprenderlo, y aun así “vemos por espejo, oscuramente” (1 Cor. 13:12).
Como vimos antes, el libro de Job no dice nada acerca del modo en que se inició la rebelión de Satanás. Además, no aclara de qué forma Satanás sería derrotado definitivamente en el Gran Conflicto. A pesar del rol principal que tiene Satanás en la historia de Job, después de aparecer dos veces (Job 1:6-12; 2:1-7), no vuelve a estar presente en el relato. Sencillamente, se desvanece; aun cuando la destrucción que él causó permanece, el resto del libro ni siquiera lo menciona. En cambio, casi toda la narración que sigue habla de Dios. Y esto tiene sentido porque, en definitiva, el libro de Job trata de Dios y cómo realmente es él.
No obstante, la Biblia no nos deja sin respuesta a la pregunta sobre la derrota de Satanás en el Gran Conflicto, pues, en el centro de esa derrota, está la muerte de Jesús en la Cruz.
¿De qué modo los siguientes textos ayudan a explicar que lo que Jesús hizo conducirá a la finalización del Gran Conflicto? Juan 12:31, 32; Apoc. 12:10-12; Rom. 3:26; Heb. 2:14.
En la Cruz, Satanás fue expuesto al universo como lo que es: un asesino. Los que conocieron a Jesús cuando reinaba en el cielo debieron de haber quedado atónitos al verlo tan degradado por los secuaces de Satanás. Ese es el “juicio” sobre Satanás del que habló Jesús en Juan 12. Recién en la Cruz, cuando el Salvador murió por los “pecados de todo el mundo” (1 Juan 2:2), pudo el cielo proclamar que la salvación ahora ha venido. En ese momento, la promesa divina, hecha antes de que comenzara el mundo (2 Tim. 1:9), llegó a ser una realidad. Por causa de su muerte en nuestro favor, Cristo puede ser “el justo, y el que justifica al que es de la fe Jesús” (Rom. 3:26). Es decir, en la Cruz, refutó las acusaciones de Satanás de que Dios no podía cumplir la Ley (ser justo) y, al mismo tiempo, salvar a los que la habían quebrantado (ser quien justifica). Después del Calvario, el destino de Satanás estaba sellado.
¿De qué forma podemos aprender a regocijarnos, aun en medio de pruebas que afrontamos ahora, en el Gran Conflicto, por lo que Cristo hizo por nosotros en la Cruz?
Escuela Sabática | Lección 2 | Para el 8 de octubre de 2016 | El gran conflicto | El libro de Job | Cuarto trimestre 2016 | Guía de Estudio de la Biblia – Maestros – Alumnos | Iglesia Adventista del Séptimo Día | Audios – Videos
DESCARGA MATERIALES ESCUELA SABÁTICA. http://escuelasabatica.es/

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*