Lección 13 | Viernes 29 de diciembre 2017 | Para estudiar y meditar | Escuela Sabática

Viernes 29 de diciembre
PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee “La unidad y el amor en la iglesia” y “Amor para los que yerran”, Testimonios para la iglesia, t. 5, pp. 451, 452, 569-571; y “Ayuda para los tentados”, El ministerio de curación, p. 123.
“Se me mostró el peligro que encara el pueblo de Dios cuando mira a los Hnos. White, y cree que deben acudir adonde ellos están para llevarles sus cargas y pedirles consejo. Esto no debe ser así. El compasivo y amante Salvador los invita a acudir a él cuando están trabajados y cansados, y los hará descansar […]. Muchos nos preguntan: ‘¿Puedo hacer esto?’ ‘¿Debo hacer o no este negocio?’ O, con respecto a la ropa: ‘¿Puedo usar este vestido o el otro?’ Les respondo: ‘Ustedes pretenden ser discípulos de Cristo. Estudien la Biblia. Lean cuidadosamente y con oración la vida de nuestro querido Salvador cuando moró entre los hombres sobre la Tierra. Imiten su vida, y así no se apartarán de la senda estrecha. Rehusamos enfáticamente ser conciencia para ustedes. Si les dijéramos exactamente lo que tienen que hacer, nos mirarían para que los condujéramos, en lugar de acudir directamente a Jesús por sí mismos” (TI 2:108).
“No hemos de colocar la responsabilidad de nuestro deber en otros, y esperar que ellos nos digan lo que debemos hacer. No podemos depender de la humanidad para obtener consejos. El Señor nos enseñará nuestro deber tan voluntariamente como enseñaría a cualquier otra persona […]. Los que decidan no hacer en ningún ramo algo que desagrade a Dios sabrán, luego de presentarle su caso, exactamente qué conducta seguir” (DTG 622).
“Siempre ha habido en la iglesia quienes se inclinan constantemente a la independencia individual. Parecen incapaces de comprender que la independencia de espíritu puede inducir al agente humano a tener demasiada confianza en sí mismo, y a confiar en su propio juicio más bien que respetar el consejo y estimar debidamente el juicio de sus hermanos” (HAp 132, 133).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:
Teniendo en cuenta algunos de los temas de esta semana, reflexiona sobre la manera en que, como cristianos, podemos encontrar el equilibrio adecuado en:
a) Ser fieles a lo que creemos, pero sin juzgar a otros que ven las cosas de manera diferente de nosotros.
b) Ser fieles a nuestra conciencia y no pretender ser la conciencia de los demás mientras, al mismo tiempo, buscamos ayudar a quienes creemos que están en el error. ¿Cuándo hablar y cuándo guardar silencio? ¿Cuándo somos culpables si guardamos silencio?
c) Ser libres en el Señor y, al mismo tiempo, darnos cuenta de nuestra responsabilidad de ser un buen ejemplo para quienes podrían estar observándonos.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*