Lección 13 | Sábado 24 de marzo 2018 | Para memorizar | Escuela Sabática

Sábado 24 de marzo
LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: 2 Timoteo 3:1-9; Ezequiel 14:14; Filipenses 4:4-13; Proverbios 3:5; 1 Pedro 2:11, 12; Mateo 7:23; 25:21.

PARA MEMORIZAR:
“Mantengan entre los incrédulos una conducta tan ejemplar que, aunque los acusen de hacer el mal, ellos observen las buenas obras de ustedes y glorifiquen a Dios en el día de la salvación” (1 Ped. 2:12).
Como mayordomos, debemos vivir como testigos del Dios al que servimos; esto significa que debemos ejercer una poderosa influencia sobre los que nos rodean, una influencia para el bien.
Por lo tanto, nuestra historia no debe aislarse del mundo que nos rodea, sino que tenemos el privilegio de mostrarles una mejor manera de vivir a los que no saben lo que hemos recibido. La mayordomía es el acto de beneficiarse al asumir el llamado de Dios a llevar una vida piadosa. Dios nos da la habilidad de llevar una vida diferente a cualquier otro estilo de vida en la tierra (2 Cor. 6:17), y es algo que los demás deben notar y por lo que incluso deberían sentir curiosidad. Por eso, se nos dice: “Santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros” (1 Ped. 3:15).
Esta lección final analizará los beneficios personales, los resultados espirituales, los resultados exitosos, nuestra influencia y la clave del contentamiento en la vida del mayordomo, sabiendo que todo se reduce a esto: “Cristo en vosotros, la esperanza de gloria” (Col. 1:27).

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*