Lección 13 | Miércoles 27 de diciembre 2017 | La observancia de los días | Escuela Sabática

Miércoles 27 de diciembre
LA OBSERVANCIA DE LOS DÍAS
En este debate sobre no juzgar a quienes quizá vean algunas cosas de manera diferente de la nuestra, y no ser una piedra de tropiezo para otros que podrían ofenderse con nuestros actos, Pablo plantea el tema de los días especiales que algunos quieren observar y otros no.
Lee Romanos 14:4 al 10. ¿De qué modo deberíamos entender lo que dice Pablo? Estos textos ¿dicen algo sobre el cuarto Mandamiento? Si no, ¿por qué?
¿De qué días está hablando Pablo? ¿Había un conflicto en la iglesia primitiva en cuanto a la observancia o no de algunos días específicos? Aparentemente, sí. En Gálatas 4:9 y 10, Pablo reprende a los cristianos de Galacia por observar “los días, los meses, los tiempos y los años”. Como se señaló en la lección 2, algunos de la iglesia habían persuadido a los cristianos de Galacia a circuncidarse y a guardar otros preceptos de la ley de Moisés. Pablo temía que estas ideas pudieran dañar también a la iglesia romana. Pero quizás en Roma, particularmente, eran los cristianos judíos los que tenían dificultades para convencerse de que ya no necesitaban observar las festividades judías. Pablo está diciendo: Hagan lo que quieran en este sentido; lo importante es que no juzguen a quienes ven el asunto de manera diferente de la de ustedes. Al parecer, algunos cristianos, para mayor seguridad, decidieron observar una o más de las fiestas judías. El consejo de Pablo es: dejen que lo hagan, si ellos están convencidos de que deben hacerlo.
Es injustificado insertar el sábado semanal en Romanos 14:5, como algunos sugieren. ¿Te puedes imaginar a Pablo asumiendo una actitud tan relajada hacia el cuarto Mandamiento? Pablo no iba a colocar el mandamiento del sábado en la misma categoría que lo hacía la gente que estaba tensionada por la cuestión del consumo de alimentos que podrían haber sido ofrecidos a los ídolos. Aunque estos versículos comúnmente se usan como ejemplo para demostrar que el día de reposo sabático ya no es obligatorio, estos no dicen tal cosa. Usarlo de esa manera es un buen ejemplo de lo que Pedro advirtió que hacía la gente con los escritos de Pablo: “Como […] os ha escrito, casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición” (2 Ped. 3:15, 16).
¿Cuál ha sido tu experiencia con el sábado? ¿Ha sido la bendición que estaba destinado a ser? ¿Qué cambios puedes hacer para experimentar más plenamente lo que el Señor te ofrece en el día de reposo?

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*