Lección 10 | Lunes 28 de noviembre 2016 | La entrada de Eliú | Escuela Sabática


Lunes 28 de noviembre
LA ENTRADA DE ELIÚ
Desde Job 26 al 31, el héroe trágico de esta historia, Job, da su discurso final a los tres hombres. Aunque elocuente y apasionado, básicamente, repite el argumento que ha sostenido todo el tiempo: Yo no merezco lo que me ha ocurrido. Punto.
Otra vez, Job representa a las muchas personas que sufren lo que no merecen. Y la pregunta, en muchos aspectos la más difícil de todas, es: ¿Por qué? En algunos casos, la respuesta al sufrimiento es relativamente fácil. La gente, claramente, se echa encima los problemas. Pero muy a menudo, y en especial en el caso de Job, eso no es lo que ocurrió, y así la pregunta sobre el sufrimiento sigue en pie.
Al concluir el capítulo 31, Job ha estado hablando acerca de la clase de vida que llevaba, en la que nada de lo que había hecho justificaba lo que le estaba ocurriendo ahora. Finalmente, el último versículo de este capítulo dice: “Aquí terminan las palabras de Job” (Job 31:40).
Lee Job 32:1 al 5. ¿Qué ocurre aquí, y cuál es la acusación de Eliú contra Job y los otros hombres?
Aquí, por primera vez, se menciona a Eliú en el libro de Job. Obviamente, había oído algunas de las largas discusiones, aunque no se nos dice en qué momento apareció en la escena. Debió de haber llegado más tarde porque no se lo menciona como estando con los otros tres cuando fueron a ver a Job al principio. Sin embargo, lo que sabemos es que no estaba satisfecho con las respuestas que oyó durante la parte de los discursos que pudo oír. De hecho, en estos cinco versículos, se nos dice cuatro veces que “se encendió su ira” por lo que había escuchado. En los siguientes seis capítulos, entonces, este hombre, Eliú, procuró dar su explicación sobre lo que él comprendía de los temas que todos esos hombres había analizado a causa de la calamidad que cayó sobre Job.
Job 32:2 dice que Eliú se enojó con Job porque él “se justificaba a sí mismo más que a Dios”, una distorsión de la verdadera posición de Job. ¿Qué debería decirnos esto acerca de cuán cuidadosos debemos ser en la forma en que interpretamos las palabras de otros? ¿De qué modo podemos aprender a tratar de ofrecer la mejor interpretación en lugar de la peor sobre lo que la gente dice?
Escuela Sabática | Lección 10 | Para el 3 de diciembre de 2016 | La ira de Eliú | El libro de Job | Cuarto trimestre 2016 | Guía de Estudio de la Biblia – Maestros – Alumnos | Iglesia Adventista del Séptimo Día

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*