Lección 10 | Jueves 6 de diciembre 2018 | Ya no un enemigo | Escuela Sabática Joven

JUEVES 6 DICIEMBRE
YA NO UN ENEMIGO
Opinión: Rom.5:8-11
Cuando piensas en la palabra “enemigo”, ¿qué viene a tu mente? Quizá piensas en el villano de alguno de tus libros preferidos, o tal vez en el siniestro personaje de una película. Quizás hasta pienses en tu superhéroe preferido, con su atuendo, luchando contra el mal y salvando la situación. En esas ocasiones, generalmente, es fácil dividir entre los “buenos” y los “malos”.
Aquí hay una pregunta más difícil: ¿alguna vez has tenido un enemigo? Quizás era el típico matón que te robaba el dinero en la escuela o un rival en el trabajo. Quizá fue alguien que era tu amigo y ya no lo es, por alguna disputa. En la vida real, frecuentemente diferenciar entre los buenos y los malos no es algo tan simple; hay muchas más áreas “grises” en el mundo real.
Ahora viene la pregunta más difícil de todas: ¿alguna vez consideraste que tú eras el enemigo? Y, en un tono más serio, ¿alguna vez te consideraste enemigo de Dios? Si lees Romanos 5:8 al 11, verás que cada uno de nosotros era enemigo de Dios antes de la muerte de Jesús. Sin embargo, gracias a su muerte en la cruz, fuimos reconciliados con Dios. En 1 Juan 3:1, el autor nos lleva más allá todavía: dice que, por el amor del Padre, somos llamados hijos suyos.
No sé tú, pero yo no quiero pensar en ser enemigo de Dios; me hace sentir Incómodo y un poco desesperado. Sin embargo, también me hace sentir increíblemente agradecido por el don de la salvación y la reconciliación que Jesús me dio cuando murió. Yo no hice nada para merecer el don que Jesús me dio, pero él lo entregó de todos modos.
De manera similar, cada uno de nosotros en la familia de Dios ha recibido el mismo don de la reconciliación. Ninguno de nosotros es mejor que otro, porque cada uno recibió el mismo don. Con esto en mente, podríamos preguntarnos por qué terminamos peleándonos, resentidos, y quebrantando la unidad que Dios tanto desea para su iglesia. ¡Todos estos conflictos son tan insignificantes cuando consideramos las cosas celestiales!
¿En qué sentido debería cambiar nuestra vida el saber que estamos reconciliados con Dios? Yo estoy convencido de que todo debería cambiar para nosotros. Si ahora estamos “del lado de Dios”, deberíamos estar compartiendo las buenas nuevas de ese don con todos. Ya no estamos perdidos en la condición de enemigos, sino que cada uno, individualmente y de manera colectiva, somos parte de la familia de Dios.
PARA PENSAR Y DEBATIR
¿A quién consideras un enemigo? ¿Por qué lo ves de esa forma?
¿Hay alguien que te considere su enemigo? ¿Cómo puedes cambiar tu forma de relacionarte con él para reflejar mejor tu reconciliación con el Padre?
Andrés Sauceda. Daiyton. Ohio. EE.UU.
=============================
ESCUELA SABÁTICA – LECCIÓN FOLLETO JOVEN
Esta semana estudiaremos la lección 10 – La unidad y las relaciones rotas
Para el 8 de diciembre de 2018
Lecciones de Escuela Sabática – Cuarto trimestre 2018
UNIDAD EN CRISTO
Narración: Adan Vicente

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*