Jueves 9 de junio 2016 | Devoción Matutina para Mujeres 2016 | Tiempo al tiempo

¿Amas la vida? Pues no desperdicies el tiempo, porque es la sustancia de la que está hecha. Benjamín Franklin

El tiempo es la vida. Si todavía no lo has pensado desde esta perspectiva, y por tanto no estás actuando en consecuencia, este es el momento perfecto para que reflexiones y empieces a tomar decisiones.

Perder el tiempo es echar a perder la vida, pero saber aprovecharlo bien es sacarle el máximo partido a tu vida. No menosprecies cada segundo de tiempo/vida que Dios te ofrece, ni lo des por sentado; todo tiempo que vives, es tiempo de gracia. “Mira, pues, con diligencia cómo andes, no como necia sino como sabia, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. Por tanto, no seas insensata, sino entendida de cuál sea la voluntad del Señor” (Efe. 5:15-17, RV95).

La mejor manera de aprovechar el tiempo de forma sabia y sensata es planificándolo de antemano.

Planificar significa organizar el día de tal manera que podamos sacarle el máximo partido a sus veinticuatro horas. Este es el primer paso. Antes de acostarme, o antes de levantarme, decidiré en qué emplearé los 1.440 minutos que tengo por delante, y le daré un porcentaje considerable a las actividades espirituales. Intentaré poner mi plan en un lugar visible, y ceñirme a él lo máximo que pueda.

La decisión de ocupamos en ciertas actividades o de desocupamos de ellas no puede depender del momento, del estado de ánimo, de las frustraciones que vayamos acumulando ni de cuán bien o mal vaya nuestro trato con los demás. Por eso, decidamos de antemano el uso de nuestro tiempo, y no nos dejemos desalentar por las circunstancias. Si se cruza en nuestro camino la tentación de abandonar el plan por una recompensa inmediata, recordemos que mayor recompensa es la que se recibe a largo plazo, y que la simple satisfacción de los pequeños logros alcanzados en el día es una gran bendición.

La pluma inspirada nos dice: “Las personas que no hayan adquirido hábitos de estricta laboriosidad y economía de tiempo, deben tener reglas fijas para impulsarlas a la regularidad y prontitud” (Obreros evangélicos, p. 294). Este es un consejo tremendamente oportuno para que aprendamos a gestionar nuestro tiempo, que es la sustancia de la que está hecha la vida.

“Mira, pues, con diligencia cómo andes, no como necia sino como sabia, aprovechando bien el tiempo” (Efe. 5:15, RV95).

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2016

Ante todo, cristiana

Por: MÓNICA DÍAZ

Lecturas Devocionales para Damas 2016

http://devocionmatutina.com

Facebook:

https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

========================

Visita también:

http://videosadventistas.com/

http://espacioadventista.org/

========================

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*