Jueves 9 de agosto 2018 | Lecturas devocionales para Damas | Señor, quítame esta espina de la carne

 “Tres veces le rogué al Señor que me la quitara; pero él me dijo: Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad”. Por lo tanto, gustosamente haré más bien alarde de mis debilidades, para que permanezca sobre mí el poder de Cristo” (2 Cor 12:8, 9).

Siempre me pregunté cuál era la espina en la carne de Pablo y por qué el  Señor no respondió su pedido. Entonces, un día, cuando tenía mi pierna enyesada, accidentalmente dejé caer la tapita de una birome dentro del yeso. Fue un tormento, ya que cuanto más Intentaba sacarla, más adentro caía.

Me desesperé. Probé de todo, pero nada funcionaba. Entonces decidí orar y, como Pablo, rogar a Dios: “Señor: sácame esta tapita de mi pierna, por favor. Yo sé que tú puedes”. Y, en mi desesperación, pensé que apenas terminara de orar Dios haría lo que le había pedido, pero eso no fue lo que ocurrió. Y nuevamente traté sin éxito de sacar la tapita. Se hundió aún más.

Para mi espanto, la tapita quedó alojada en un lugar que me causaba muchísimo dolor si movía la pierna aunque fuera muy poquito. Clamé nuevamente a Dios, pero no sucedió nada. Así que, dije al Señor: “Solo tú puedes sacarme de esta situación”. En ese momento, la tapita dejó de molestarme y pude quedarme dormida.

A la mañana siguiente, volví a orar y a tratar de sacar la tapita de adentro del yeso, pero no pude hacerlo. Comencé mi culto matutino y allí, sola en mi habitación, el Señor me habló a través de un libro de Elena de White. Leí: “Cada tentación resistida, cada aflicción sobrellevada valientemente, nos da nueva experiencia y nos hace progresar en la tarea de edificar nuestro carácter. El alma que resiste la tentación mediante el poder divino revela al mundo y al universo celestial la eficacia de la gracia de Cristo” (El discurso maestro de Jesucristo, p. 99).

Es así como llegué a entender por qué Pablo tuvo que vivir con esa espina; y yo aprendí a vivir con la tapita de birome en mi yeso. Aprendí a soportar la prueba por fe y con perseverancia. Cuando finalmente aprendí la lección, el Señor Jesús me iluminó y, con la ayuda de una amiga, pude sacar la tapita. Pero esto ocurrió recién después de haber aprendido a vivir por gracia.

Aprovechemos las tentaciones y las pruebas no como un incentivo para pecar, sino como una motivación a vencer por el poder de Dios que nos fue concedido. Vivimos por la gracia del Señor; cultivemos la fe inamovible que mueve y conquista montañas.

CARMEN VIRGINIA DOS SANTOS PAULO

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2018

BENDECIDA

Ardis Dick Stenbakken

Lecturas Devocionales para Mujeres 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*