Jueves 6 de diciembre 2018 | Devoción Matutina Adultos

Una fe persistente

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018 FUENTES DE VIDA David Javier Pérez Lecturas devocionales para Adultos 2018

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018
FUENTES DE VIDA
David Javier Pérez
Lecturas devocionales para Adultos 2018

«Y he aquí una mujer cananea, que había salido de aquellos términos, clamaba, diciéndole: “Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí; mi hija está enferma, poseída del demonio”». Mateo 15: 22, JBS

En este pasaje, la Biblia narra cómo la mujer cananea salió de su casa con la gran convicción de que Jesús es misericordioso y bondadoso, de que está lleno de gracia y verdad y de que, gracias a eso, sanaría a su hija, quien estaba siendo atormentada por un demonio. Había escuchado que Cristo sanaba a los enfermos y que había dicho: «Al que a mí viene, no lo hecho fuera» (Juan 6:37). También había escuchado: «El que a mí viene nunca tendrá hambre, y el que en mí cree no tendrá sed jamás» (v. 35).

Aquella mujer sabía que no era judía y que, probablemente, no la mirarían con buenos ojos pero, a pesar de eso, se arriesgó buscando la ayuda de Jesús. Por eso gritó muchas veces: «¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí!» (Mateo 15: 22). La historia nos deja sorprendidos. Esta es la fe que tanto necesitamos los creyentes para hacerle frente a los problemas de la vida en este mundo lleno de necesidades.

Una y otra vez, la mujer cananea insiste y pide ayuda sabiendo que en Cristo está la solución a su problema, y no se da por vencida. Jesús guarda silencio, no le contesta, no por ser descortés, sino porque sabía que la mujer podría soportar la prueba de fe. Además, los discípulos le dicen: «Despídela, pues viene gritando detrás de nosotros» Sin embargo, él dijo: «No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel» (Mateo 15: 23,24).

La grandeza de la fe consiste especialmente en la firme y resuelta adhesión a Jesús para amarle y confiar en él como amigo, aun cuando parece que todo va en contra de nosotros. Al final, la mujer escuchó de Jesús estas palabras: «¡Mujer, grande es tu fe! Hágase contigo como quieres» (v. 28), y su hija fue sanada desde aquella hora.

Que nada haga tambalear nuestra fe en Jesús; la respuesta a ella será sencillamente increíble.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018

FUENTES DE VIDA

David Javier Pérez

Lecturas devocionales para Adultos 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*