Jueves 26 de abril 2018 | Lecturas devocionales Menores

Salamandras

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2018 LLAMAS, LEOPARDOS Y LAGARTIJAS: Hechos no muy conocidos de la creación de Dios Charles C. Case Lecturas Devocionales para niños 2018

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2018
LLAMAS, LEOPARDOS Y LAGARTIJAS:
Hechos no muy conocidos de la creación de Dios
Charles C. Case
Lecturas Devocionales para niños 2018

Saúl, mi padre, está tratando de matarte. Así que mañana temprano ten cuidado y quédate escondido en algún lugar secreto. 1 Samuel 19:2.

Las salamandras se parecen a las lagartijas, con sus patas cortas y largas colas, pero no son lagartijas. Pertenecen a la familia de las ranas y los sapos. La mayoría de estas criaturas mide unos cuantos centímetros de longitud. Japón presume de tener la salamandra más grande, que mide metro y medio. La salamandra más conocida es la moteada, de 18 centímetros, que vive en México y Estados Unidos.

Como son anfibios de sangre fría, las salamandras se adaptan al clima que las rodea. No pueden vivir donde haga mucho frío. Pasan casi todas las horas del día bajo troncos húmedos, piedras, corteza y hojas. Si bien casi todas las salamandras son terrestres, a algunas variedades les gusta el agua. Algunas de las acuáticas viven toda su vida en el agua. Una variedad vive en el fondo de riachuelos y estanques. Además, algunas salamandras maduran dentro del huevo, antes de salir a explorar el mundo.

Dios creó a las salamandras con la capacidad de regenerar sus colas o patas, cuando las pierden. Me gustaría que también fuera posible para los humanos, ¿a ti? Desearía que algunos de mis amigos que han perdido un brazo, una mano, una pierna o un pie pudieran regenerarlos. Pero Dios no puso esa capacidad en nuestros cuerpos.

Durante los años que fui director de campamento, creo que las criaturas que más vi en verano fueron las salamandras. A los chicos y las chicas les encantaba tomarlas en sus manos y llevarlas al campamento. Las encontraban al dar vuelta piedras y árboles podridos, y Levantar hojas y otros desechos.

A las salamandras les gusta esconderse en lugares “secretos”. Dios, también, está en un lugar “secreto”, que no podemos ver. Pero pronto vendrá a esta Tierra y nos llevará con él a ese “lugar secreto”. Pídele hoy que te ayude a prepararte para ir con él¡ ¡y que sea pronto!

 

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2018

LLAMAS, LEOPARDOS Y LAGARTIJAS:

Hechos no muy conocidos de la creación de Dios

Charles C. Case

Lecturas Devocionales para niños 2018

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.