Jueves 24 de mayo 2018 | Lecturas devocionales Menores

Grandes tiburones blancos

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2018 LLAMAS, LEOPARDOS Y LAGARTIJAS: Hechos no muy conocidos de la creación de Dios Charles C. Case Lecturas Devocionales para niños 2018

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2018
LLAMAS, LEOPARDOS Y LAGARTIJAS:
Hechos no muy conocidos de la creación de Dios
Charles C. Case
Lecturas Devocionales para niños 2018

Como eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Apocalipsis 3:16.

Los ictiólogos (científicos que estudian los peces) todavía intentan desenmarañar el estilo de vida del solitario gran tiburón blanco. Son tan misteriosos porque nadie ha podido conservar uno de estos tiburones en cautiverio por mucho tiempo, y los científicos no han podido estudiarlos en el océano. Los tiburones blancos van a lugares y profundidades a los que es imposible seguirlos, y atacan a cualquiera que los molesta. Suelen rondar la costa de California, Estados Unidos, y el país de Australia. Los científicos todavía no saben cómo determinar su edad ni cuánto viven.

Solamente 33 buzos sufrieron ataques durante 53 años hasta 1985, pero ese número se ha incrementado en los últimos años. En casi todos los casos, los tiburones blancos, tras morder humanos, escupieron a sus víctimas y las dejaron desangrarse. Pueden oler sangre hasta a cinco kilómetros de distancia.

Cuando atacan, los tiburones blancos nadan veloces hacia sus víctimas. A unos dos o tres metros antes de llegar a su objetivo, abren su boca, ponen los ojos en blanco y dejan que su “dispositivo eléctrico” sensorial los conduzca a la presa. Muchas veces fallan, pero son muy ágiles para su tamaño. El lomo del cuerpo de este tiburón es oscuro, y por debajo es blanco, por lo que es difícil detectarlo. Los científicos no pueden más que especular sobre el tamaño de las crías al nacer. Nunca han visto nacer a una, pero saben que sus huevos eclosionan dentro de la madre.

El gran tiburón blanco parece tener un calentador interno que conserva su temperatura corporal entre 6 y 18 grados más tibia que el agua en que se encuentra. Con este calor adicional, puede moverse con más rapidez, pues los músculos responden mejor en temperaturas más altas.

Así como los científicos desean saber más del tiburón blanco, nosotros deberíamos anhelar más conocimiento de Dios. No quiere que seamos tibios, sino calientes en nuestra experiencia cristiana. Ora para que te ayude a ser un(a) cristiano(a) caliente, y que no te escupa de su boca por ser tibio, lo cual significaría quedar fuera del cielo.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2018

LLAMAS, LEOPARDOS Y LAGARTIJAS:

Hechos no muy conocidos de la creación de Dios

Charles C. Case

Lecturas Devocionales para niños 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*