Jueves 23 de junio 2016 | Devoción Matutina para Adultos 2016 | El reino no mágico -2


La esperanza de los elegidos
“Antes bien, anhelaban una patria mejor, es decir, la celestial. Por lo tanto, Dios no se avergonzó de ser llamado su Dios, y Ies preparó una ciudad”. Hebreos 11:16, NVI

TED DEKKER, EN The Slumber of Christianity: Awakening a Passionfor Heaven on Earth, realiza una perspicaz observación sobre la esperanza. “¿Qué eleva nuestras emociones y qué las echa por tierra? ¿Qué nos hace saltar de alegría y qué nos lanza al pozo del profundo desánimo? Las respuestas son sorprendentemente simples: La esperanza. Y la desesperanza. […] Si piensas en qué cambia tu estado de ánimo de una situación de felicidad a una de tristeza, siempre encontrarás la desesperanza”. Y luego describe la esperanza: “La esperanza es la fuerza primaria que mueve a los seres humanos de hora en hora. El deseo de un simple placer, un abrazo, un beso […]. La salud restaurada de un niño enfermo o de una madre que está entrando en años. Estas figuran entre las muchas esperanzas que motivan nuestra vida cotidiana. Todo lo que hacemos está movido por la esperanza o la desesperanza de una u otra forma” (pp. 34, 35).
Si eso es verdad -y tengo la sensación de que estaríamos de acuerdo-, ¿qué pasaría si dedicásemos tiempo cada día a meditar en la esperanza del cielo -mediante un canto, un poema, algo de música, una promesa bíblica o dos-? ¿Qué pasaría si apartásemos nuestra mente de las incesantes malas noticias de una economía quebrada, de un mundo patas arriba, de un ecosistema en apuros, de una cultura moralmente insolvente, si nos apartásemos del cotidiano menú carente de esperanza de los medios de comunicación y centrásemos la mente, en cambio, en esa “patria […] celestial”, según lo expresa nuestro texto de hoy, esa ciudad y esa tierra eternas que Dios ha prometido a sus amigos? ¡Sería una inyección de esperanza! No durante horas, sino unos momentos cada nueva mañana durante el culto, ¿qué pasaría si soñásemos con el cielo?
“Pablo tuvo una visión del cielo, y al ocuparse de las glorias de allí, lo mejor que podía hacer era no tratar de describirlas. Nos dice que ojo no había visto ni oído escuchado, ni han subido en corazón de hombre, las cosas que Dios ha preparado para los que le aman. De modo que podéis llegar al límite de vuestra imaginación, podéis usar vuestras facultades hasta lo máximo para que abarquen y consideren el eterno peso de gloria, y sin embargo vuestros sentidos limitados, desfallecientes y cansados con el esfuerzo, no pueden captarlo porque hay un infinito más allá. Se necesitará de toda la eternidad para desplegar las glorias y revelar los preciosos tesoros de la Palabra de Dios” (Comentario bíblico adventista del séptimo día, “Comentarios de Elena G. de White”, t. 6, p. 1.107; la cursiva es nuestra). Se necesitará toda la eternidad, ¡pero eso no quiere decir que no podamos empezar hoy! Así que pon al límite tu imaginación del cielo ahora mismo y deja que el Espíritu te inyecte una nueva dosis de esperanza.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2016
ELEGIDOS
El sueño de Dios para ti
Por: Dwight K. Nelson
Lecturas devocionales para Adultos 2016
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD
========================
Visita también:
http://videosadventistas.com/
http://espacioadventista.org/
========================

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*