Jueves 21 de septiembre 2017 | Devoción Matutina Damas

Hacia afuera

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2017 VIVIR EN SU AMOR Carolyn Rathbun Sutton – Ardis Dick Stenbakken Lecturas Devocionales para Mujeres 2017

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2017
VIVIR EN SU AMOR
Carolyn Rathbun Sutton – Ardis Dick Stenbakken
Lecturas Devocionales para Mujeres 2017

“En esto se le acercó un leproso y se postró ante él, diciendo: ‘Señor, si quieres, puedes limpiarme’ ” (Mat. 8:2).

“Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: ‘El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella’ ” (Juan 8:7).

“La gente se fija en las apariencias, pero yo me fijo en el corazón” (1 Sam. 16:7, NVI).

Recientemente, mientras preparaba la cena, me di cuenta de que necesitaba una cebolla. Recordaba que me quedaban dos. Pero al buscarlas en la heladera, mi nieta Makenzi me dijo que las cebollas estaban en el tacho de la basura, porque se habían podrido. Miré el tacho de la basura y allí estaban, arriba de todo. Al mirarlas de cerca, se notaba que el exterior estaba muy malo; sin embargo, puse una sobre la tabla de picar y la corté en dos.

Solo dos o tres de las capas exteriores estaban en realidad arruinadas. La parte de adentro estaba blanca y pura, como nueva. La probé y era dulce. Corté las partes de afuera y las eché a la basura, y lo que quedó era hermoso. Comencé a cortarla para lo que necesitaba.

Cuando la gente veía a los leprosos en los tiempos bíblicos, los consideraba impuros, y debían ser expulsados del contacto con la multitud. Como dice el primer texto de hoy, un leproso pidió a Jesús que lo limpiara. Cuando Jesús lo vio, lo hizo desde una perspectiva diferente: miró su corazón y le dijo que estaba completo y sano de nuevo.

Cuando la gente de la ciudad encontró a la mujer en el acto mismo de pecado, ella estaba impura y querían apedrearla; los hombres que la “ayudaron” en su “impureza” se perdieron entre la multitud, cuando el Señor comenzó a escribir en el polvo. Y como ellos lo acosaban a preguntas, Jesús se incorporó y les dijo: “Aquel de ustedes que esté libre de pecado, que tire la primera piedra”. El Señor había mirado el corazón de la mujer, y vio que ella no era quien la gente decía que era. Ella tenía disfunciones externas; pero él miró su corazón como solo Cristo podía hacer.

Limpiar desde el interior es mejor que una simple limpieza externa. La gente nos mira, y nos juzga por nuestra apariencia exterior; sin embargo, tenemos un Señor misericordioso que mira nuestros corazones, y trabaja desde el Interior. Si ese no fuera el caso, ¡todos estaríamos perdidos!

Betty G/over Perry

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2017

VIVIR EN SU AMOR 

Carolyn Rathbun Sutton – Ardis Dick Stenbakken

Lecturas Devocionales para Mujeres 2017

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*