Jueves 19 de abril 2018 | Devoción Matutina Adultos

Cuando la paz se ausenta

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018 FUENTES DE VIDA David Javier Pérez Lecturas devocionales para Adultos 2018

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018
FUENTES DE VIDA
David Javier Pérez
Lecturas devocionales para Adultos 2018

«Cuando Jesús estuvo cerca de Jerusalén y vio la ciudad, lloró y dijo: “¡Habitantes de Jerusalén! ¡Cómo me gustaría que hoy ustedes pudieran entender lo que significa vivir en paz! Pero no, ustedes son incapaces de comprenderlo”». Lucas 19: 41, 42, TLA

Cuando el pecado entró en el corazón del ser humano, el mundo se llenó de oscuridad. La humanidad se alejó de Dios, y ese distanciamiento hizo que la paz que reinaba desde el principio se esfumara. Adán y su mujer se escondieron de la presencia de Dios, pues un vacío se apoderó de sus corazones y generó en ellos un sentimiento de culpa que se transmitiría a las siguientes generaciones.

El profeta Isaías clama: «Ay de los que se esconden de Jehová encubriendo sus planes, y sus obras las hacen en tinieblas, y dicen: “¿Quién nos ve, y quién nos conoce?”» (Isaías 29: 15). La verdadera paz desapareció de la tierra y no se recuperó. El pecado provocó la separación entre Dios y la humanidad porque el ser humano lo permitió, y cuando dejamos que el pecado nos aleje de Cristo, la paz no tiene cabida, aunque la deseemos.

Así sucedió cuando nuestros primeros padres pecaron. La tierra fue maldecida y, a partir de ese momento, el dolor y el sufrimiento pasaron a formar parte de la vida cotidiana (Génesis 3: 16,17). Asimismo, el pecado nos desconecta de Dios y solo nos provoca desdicha. No permitamos más que el pecado nos aleje de Dios; pidámosle al Señor que cada día que esté a nuestro lado y que nos dé paz.

Cuando Adán y Eva fueron expulsados del Jardín del Edén perdieron el gozo y la alegría. Comenzaron a ver cómo caían las hojas de los árboles, cómo se marchitaban las flores y cómo se peleaban los animales. Al caminar por la tierra, las espinas y los cardos los lastimaban y comenzaron a experimentar el dolor y la tristeza. Fue allí, al meditar en su vida, cuando reconocieron el verdadero valor de la paz que habían tenido.

Si en algún momento hemos dejamos de sentir esa paz, volvamos a Cristo y vivamos bajo su pabellón. Pronto experimentaremos de nuevo la paz perfecta para siempre.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018

FUENTES DE VIDA

David Javier Pérez

Lecturas devocionales para Adultos 2018

 

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*