Jueves 19 de abril 2018 | Devoción Matutina Adolescentes

El día que me dijeron: arráncale los ojos al oso

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2018 ¿Y entonces…? Heather Quintana Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2018
¿Y entonces…?
Heather Quintana
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

«El  mandará que sus ángeles te cuiden por dondequiera que vayas» (Salmo 91: 11).

Hace varios años mi esposo y yo fuimos con un grupo de amigos al Parque Nacional Glacier. Apenas unas pocas semanas antes, un oso había atacado trágicamente a una joven pareja, así que el parque estaba lleno de advertencias a los turistas. Los guardas forestales simplemente estaban tratando de ser responsables, pero a nuestro grupo de escépticos invencibles todo le parecía un poco excesivo. Cada vez que nos dábamos la vuelta, había alguien vendiendo campanas o espray antiosos. Los carteles de neón advirtiendo a los turistas que caminaban por su cuenta y riesgo también abundaban. Los turistas hablaban sin parar sobre qué hacer si se cruzaban con un oso (sacarle los ojos era una idea comúnmente discutida) y cómo evitar atraerlos (no lleves ropa roja, porque los atrae, o eso nos dijeron).

No habíamos viajado desde Michigan para hablar de sacarle los ojos a un oso, ¡queríamos disfrutar el parque! Así que nos fuimos de caminata, para la que me puse una camisa roja (qué temeraria). Pronto mi esposo y yo nos separamos del grupo. Mientras caminábamos por el sendero tratando de ponernos al día, escuchamos algo entre los arbustos que parecía tan grande como un hipopótamo. De repente, pulgadas (sí, ¡pulgadas!) delante de nosotros, irrumpió con fuerza un oso tan grande que deseamos que hubiera sido un hipopótamo. Volvió su enorme cabeza y nos miró directamente a mi esposo y a mí, con mi temeraria camisa roja. Pensé que nos mataría. También pensé que las personas que sugerían sacarle los ojos nunca habían visto lo diminutos que son.

Gracias a la protección de Dios, no nos atacó aquel oso. y una vez que se fue, corrimos como si nuestra vida dependiera de ello (porque estoy bastante segura de que así era). Sin aliento y asustados, dijimos a nuestros amigos lo que había sucedido. «¿Hicieron una foto?», preguntaron ellos. Mi esposo y yo nos miramos y nos reímos, porque obviamente no entendían lo cerca que habíamos estado.

Ni nosotros (ni nuestros amigos) nos damos cuenta del peligro en el que estamos. Pero Dios nos protege, «pues él mandará que sus ángeles te cuiden por dondequiera que vayas» (Salmo 91: 11).

Ponlo en práctica: Piensa en un momento en el que estuviste en peligro, y da gracias a Dios por mantenerte a salvo.

Ponlo en oración: Agradece a Dios por protegerte aun cuando no te das cuenta del peligro.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2018

¿Y entonces…?

Heather Quintana

Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*