Jueves 18 de Octubre 2018 | Devoción Matutina Adultos

Subamos a Betel

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018 FUENTES DE VIDA David Javier Pérez Lecturas devocionales para Adultos 2018

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018
FUENTES DE VIDA
David Javier Pérez
Lecturas devocionales para Adultos 2018

«Entonces Dios le dijo a Jacob: “¡Prepárate! Múdate a Betel, establécete allí y edifica un altar a Dios, quien se te apareció cuando huías de tu hermano Esaú”». Génesis 35: 1, NTV

Después de veinte años, Jacob regresó a Canaán y levantó su campamento junto a Siquem. Llevaba viviendo ahí cerca de ocho años cuando sucedió algo terrible para él: sus hijos Simeón y Leví entraron en la ciudad y vengaron la deshonra de su hermana Dina por parte de Siquem, hijo de Hamor. Mataron a todos los hombres, y este hecho trajo vergüenza para la familia ante las ciudades vecinas.
Sin embargo, en su gran misericordia, Dios indicó a Jacob que saliera de Siquem y subiera con toda su familia a Bet-el, donde estarían refugiados. Antes de subir allí, Jacob invitó a su familia a experimentar una reforma espiritual, pidiéndoles que se despojaran de los dioses ajenos que tenían, pues debían limpiarse de todo pecado. «Había dioses falsos en su campamento, y hasta cierto punto la idolatría estaba ganando terreno en su familia» (Patriarcas y profetas, cap. 19, p. 182).
La familia obedeció y Jacob enterró los dioses bajo una encina en Siquem, para que no los volvieran a tomar y se olvidaran de ellos (Génesis 35:4). Jacob relató a sus hijos el encuentro que tuvo con Dios en Bet-el tiempo atrás y lo bien que lo había tratado el Señor. «Se enterneció su corazón, y sus hijos también fueron conmovidos por un poder subyugador; había tomado la medida más eficaz para prepararlos a fin de que se unieran con él en la adoración de Dios cuando llegaran a Bet-el» (ibíd., p. 183). Antes de llegar a Bet-el, la familia cambió su ropa vieja y manchada, confesó sus pecados a Dios y él limpió sus vidas.
Bet-el representa la nueva Jerusalén, un lugar propicio para la oración y la meditación; la casa de Dios y la puerta del cielo. Para llegar ahí, nosotros también necesitamos despojamos de aquello que nos impide poner a Dios en primer lugar en nuestras vidas; debemos confesar nuestros pecados y pedir al Señor que transforme nuestro corazón para recibir el poder del Espíritu Santo.
La Palabra dice: «Yo amo a los que me aman, y me hallan los que temprano me buscan» (Proverbios 8:17). Preparemos nuestro corazón para encontrarnos con Jesús en la Bet-el celestial.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018
FUENTES DE VIDA
David Javier Pérez
Lecturas devocionales para Adultos 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*