Jueves 18 de agosto 2016 | Devoción Matutina para Jóvenes 2016 | Vivir como Dios manda


DEVOCIÓN MATUTINA JÓVENES 2016 #VISITAMIMURO Por: J. Vladimir Polanco Lecturas devocionales para jóvenes 2016

DEVOCIÓN MATUTINA JÓVENES 2016
#VISITAMIMURO
Por: J. Vladimir Polanco
Lecturas devocionales para jóvenes 2016

“Ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús” (Romanos 8:1).

Gracias al aeropuerto que lleva su nombre, muchos hemos oído de Fiorello La Guardia. Hasta sabemos que fue el gran alcalde de la ciudad de Nueva York de 1935 a 1945. Sin embargo, muchos ignoramos que La Guardia se desempeñó como juez de una corte policial. Uno de esos días le llevaron el caso de un hombre que había robado una barra de pan. Al ser cuestionado por su delito, el imputado reconoció su falta y aseguró que lo había hecho, no porque fuera un delincuente, sino porque necesitaba alimentar a su familia. Tras escuchar el testimonio del ladrón, La Guardia lo declaró culpable y le impuso una multa de diez dólares.

Si el hombre no tenía dinero ni siquiera para comprar un pedazo de pan, ¿cómo pagaría la multa? En ese punto fue donde la grandeza de La Guardia se puso de manifiesto. Sacó de su billetera diez dólares y, dirigiéndose al hombre, le dijo: “Yo voy a pagar tu multa”. Luego ordenó al alguacil cobrar cincuenta centavos a todos los presentes en la sala y que entregara el dinero al hombre para que ya no robara más. ¿Por qué hizo eso? Porque para La Guardia todos eran culpables de que alguien tuviera que robar para poder sobrevivir.

La Guardia hizo dos cosas: 1) pagó la multa del ladrón y 2) le proveyó los recursos para que no volviera a robar. El juez sabía que aquel pobre hombre no precisaba de un discurso sobre ética, sino de una solución material a su problema. ¿No es eso lo que hace Dios con nosotros?

Todos hemos sido acusados ante el tribunal divino. Se nos incrimina de haber transgredido la Ley de Dios. ¡Y es cierto, somos infractores! No podemos negar lo que realmente somos. No obstante, en lugar de castigar nuestro delito, Dios decidió pagar el precio de nuestra transgresión, y entregó a su Hijo amado por todos nosotros. Por ese acto de misericordia él perdonó todos nuestros pecados.

Pero el Señor no solo nos ha perdonado, sino que además nos ha otorgado su poder para que seamos victoriosos, y “nos ha concedido todas las cosas que necesitamos para vivir como Dios manda” (2 Pedro 1:3, NVI). Sí, ¡podemos vivir como Dios quiere que lo hagamos!

#VivirComoDiosManda #SíSePuede

DEVOCIÓN MATUTINA JÓVENES 2016

#VisitaMiMuro

Por: J. Vladimir Polanco

Lecturas devocionales para jóvenes 2016

http://devocionmatutina.com

Facebook:

https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

========================

Visita también:

http://videosadventistas.com/

http://espacioadventista.org/

========================

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*