Jueves 17 de mayo 2018 | Devoción Matutina para Damas | Temperamentos

“Si se enojan, no pequen” (Efe. 4:26).

“Es difícil convertir tu pasión en ministerio, si eres una persona enfadada”.
Cuando leí esta declaración supe, por experiencia, que era cierta.
Cuando estaba recién casada, con un poco más de veinte años, tenía un temperamento terrible. Recuerdo haber estado tan enojada con mi flamante esposo que, a menudo, golpeaba las sartenes con tanta fuerza que no permanecían derechas sobre las hornallas. Incluso, recuerdo haber estado tan enojada que golpeaba mi cabeza contra la pared. ¡Estoy segura de que mi apacible esposo nunca había visto nada así! Como puedes imaginarte, he orado muchas, muchas veces por mi temperamento y he pedido a Dios que lo controle.
Cuando las personas pierden la paciencia, hacen cosas sin sentido. He visto a niños pequeños hacer berrinches, a adolescentes romper puertas de vidrio de un puñetazo y a madres jóvenes faltar el respeto a sus hijos. He visto a un hombre adulto avergonzar a su esposa y a amigos gritar a un camarero.
Una de las primeras cosas que me atrajo de mi esposo era que nunca lo vi enojado. Tras más de cuarenta años de matrimonio, esto continúa siendo igual y estoy agradecida.
El versículo de hoy dice: “Si se enojan, no pequen”, así que está bien enojarse. En otras palabras, experimentar sentimientos fuertes de desagrado e indignación. Jesús definitivamente estaba enojado cuando echó a los cambistas de dinero del Templo. Pero no está bien manifestar el enojo con una conducta pecaminosa y descontrolada. No está bien hacer berrinches, arrojar sartenes o dar golpes.
Proverbios dice que una mujer amable se gana el respeto; que una respuesta amable elimina el enojo, pero que una palabra dura hace hervir el enojo (ver Prov. 15). El enojo mal manejado lleva al divorcio. Hace que otras personas se sientan incómodas, y esto se transfiere a nuestros hijos.
Sabía que tenía que aprender a gestionar mi enojo antes de comenzar una familia. Estoy agradecida porque cuando mi hija se enteró de mis primeros años de berrinches, de mi maltrato a las sartenes y de los golpes que me daba contra la pared, me dijo que no sabía que tenía un temperamento así. Eso me ayudó a reaccionar.
Si te estás preguntando si todavía tengo un temperamento fuerte, la verdad es que sí. De vez en cuando, todavía siento cómo me sube el enojo. Pero, alabado sea el Señor, él me ha ayudado a manejar los efectos pecaminosos de mi enojo.
Jesús conoce nuestro enojo y las demás cosas que no nos permiten servirlo. Nuestra única necesidad es estar cerca de él cada día.

NANCY BUXTON
vive en Nebraska, EE. UU.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2018
BENDECIDA
Ardis Dick Stenbakken
Lecturas Devocionales para Mujeres 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*