Jueves 16 de noviembre 2017 | Devoción Matutina para Damas | La palabra justa en el momento justo

“Es muy grato dar la respuesta adecuada, y más grato aún cuando es oportuna” (Prov. 15:23, NVI).

Tommy era el tipo de chico que te cerraría la puerta en la cara, patearía a su gato y tiraría la bicicleta de su vecino… todo, en diez segundos. Tenía siempre el ceño fruncido y una mala actitud, y mis niñas le tenían muchísimo miedo. Nosotros vivíamos en el apartamento de arriba, mientras que él, su mamá y su hermano de tres años vivían abajo. Su mamá y yo nos saludábamos cuando nos encontrábamos al entrar o salir de la casa, pero Tommy, de doce años, era otra cosa. Aconsejábamos a nuestros hijos que se mantuvieran fuera de su camino, pero en realidad no podíamos evitarlo. El hecho de que era grande y fuerte para su edad tampoco ayudaba.

Entonces, una tarde, vi al hermanito menor de Tommy jugando solo en el patio. Estaba arrojando hojas y jugando con palitos, como todos los niños. Unos minutos después, escuché una voz chillona gritando palabras airadas y viles. La mamá de Tommy estaba llamando al hermanito menor para que entrara. ¡Ahora entendía un poquito mejor a Tommy! Pero eso no resolvía nuestro problema…

Un día, la mamá de Tommy me llamó y me dijo que los plásticos que había encargado habían llegado. Cuando bajé a buscarlos, me invitó a pasar. La cocina estaba a la izquierda de la puerta de entrada, y vi a Tommy friendo algo en una sartén. “Tommy, estoy segura de que a tu mamá le encanta cuando la ayudas a preparar la cena”, le dije. “A mí me encanta cuando mis niñas me ayudan”.

Tommy tomó un tenedor, pinchó un trozo de carne y lo sostuvo frente a mí. “Pruébelo”, me dijo. Yo llevaba décadas siendo vegetariana, pero no iba a herir los sentimientos de aquel niño. “Gracias”, le dije. “Se ve tan bien hecho”. Y era cierto. Luego me despedí rápidamente y corrí a la planta alta… a escupir. Al día siguiente, Tommy estaba en el frente, relajándose, como siempre; pero esta vez, me sostuvo la puerta abierta con una gran sonrisa. Y estaría mintiendo si no digo que cambió muchísimo con nosotros. Ayudaba a nuestras niñas y siempre tenía una gran sonrisa para mí. La amabilidad tiene ese efecto en la gente.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2017

VIVIR EN SU AMOR 

Carolyn Rathbun Sutton – Ardis Dick Stenbakken

Lecturas Devocionales para Mujeres 2017

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comment

  • Betsaida Valentín 3 semanas ago

    ¿Que escupió el pedazo de carne? ¡Que exageración! ¿Que daño podía haberle hecho si se lo tragaba? ¿O qué castigo el Señor podía haberle dado por esa tontería?